Muere un vigilante en Barcelona tras ser agredido

  • El supuesto agresor, Sergio M.G., ha sido detenido. Testigos del altercado aseguran que viajaba en el tren y se había enfrentado a otros pasajeros antes de que interviniese la víctima.

Comentarios 32

Un vigilante del servicio de seguridad de la estación de Renfe de Castelldefels (Barcelona) ha muerto a primeras horas de la mañana de este viernes tras ser agredido por un hombre que se encontraba en esas dependencias provocando un altercado.

Poco después de los hechos, agentes de la Policía Local de Castelldefels han detenido a Sergio M.G., de 20 años, nacionalidad española y vecino de esta ciudad, como supuesto autor de la agresión que ha causado la muerte al vigilante de seguridad de la empresa Prosegur contratada por Renfe.

La agresión se produjo sobre las seis y media de la mañana, cuando el vigilante se acercó a la persona que estaba causando el incidente para recriminarle su actitud y pedirle que se comportara y dejara de molestar, momento en el que la persona interpelada empezó a golpearle, causándole la muerte.

Testigos presenciales de la muerte han asegurado que el agresor viajaba en el tren y que se ha enfrentado a varios pasajeros antes de que interviniera la víctima.

Sobre las diez de la mañana, el juez ha autorizado el levantamiento del cadáver, tras lo cual la plaza de la Estación de Castelldefels intenta volver poco a poco a la normalidad.

Según los testigos presenciales de los hechos, el agresor viajaba en el tren, donde ya había provocado altercados e incidentes con el resto de viajeros.

Al bajar en Castelldefels, el agresor ha continuado molestando a los viajeros y el vigilante le ha recriminado su actitud. Ha sido entonces cuando ha comenzado la pelea entre los dos y una persecución por el interior del recinto de la estación, que el agresor ha abandonado saltando una de las vallas.

Finalmente, en el exterior ha continuado la violenta agresión que ha acabado con la muerte del vigilante que, según algunos vecinos de la zona, tenía unos 30 años y era padre de un niño.

El alcalde de Castelldefels, Joan Sau, ha mostrado "su pésame" a la familia y a los compañeros de la víctima.

"Es un hecho muy lamentable y triste", ha dicho el alcalde, que ha destacado la "rápida y eficaz" actuación de la policía local, que ha sido la que ha practicado la detención.

El detenido es un joven de 20 años, vecino de Castelldefels y, según Sau, "conocido" en la ciudad.

El responsable del Bar Boga Boga, Antonio, ha explicado que en el momento del suceso limpiaba la parte trasera de establecimiento.

"Me han sobresaltado los gritos y los golpes. He salido y he visto a dos chicos pelarse. Después me he ido a atender a un repartidor y, cuando he vuelto, el vigilante ya estaba en el suelo", ha dicho.

El responsable de bar asegura que la víctima "era muy conocida y una persona muy amable y afable".

El responsable del bar Getxo, muy próximo a la estación, ha explicado que "se ha oído un ruido muy fuerte, muchos golpes y gritos" y ha apuntado que "algunos de los viajeros que había en aquel momento han retenido al agresor hasta que ha llegado la policía local".

Una de las personas que ha contribuido a retener al agresor ha sido el repartidor de periódicos gratuitos que cada mañana trabaja en la zona. "Se ha ido muy afectado", han dicho testigos de los hechos.

Los Mossos d'Esquadra de Gavà investigan si en el momento de los hechos el detenido se encontraba bajo los efectos de alguna droga.

El detenido se encuentra en las dependencias policiales a la espera de ser puesto a disposición judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios