La ONU pide más transparencia para luchar contra la corrupción del narco

  • El paro, la pobreza y la exclusión social son el caldo de cultivo para que los traficantes sobornen a funcionarios · Si no se rompe la dinámica del tráfico de influencias, la lucha contra las drogas nunca dará buenos resultados

Los narcos hacen un uso estratégico de la corrupción y la violencia para lograr sus objetivos criminales, advirtió el órgano de la ONU que vigila el cumplimiento de los tratados sobre drogas y que exige más transparencia y protección a los funcionarios públicos. "No hay nada más perjudicial para los esfuerzos por frenar el narcotráfico que los intentos fructíferos de las organizaciones delictivas de intimidar y sobornar a los funcionarios públicos", afirmó en rueda de prensa el presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), Hamid Ghodse.

El desempleo, la pobreza y la exclusión social son terreno abonado para el dinero de los narcos, que compran voluntades, y si esa posibilidad no funciona, siembran el terror para imponer sus intereses, incluso dentro del aparato del Estado.

"En las áreas posconflicto y en aquellas en las que hay una fuerte presencia del narcotráfico hay un alto grado de corrupción. La droga lleva a más corrupción y la corrupción a más narcotráfico" explicó Ghodse. Los funcionarios públicos "sin una protección adecuada, se enfrentan a la elección de ser víctimas de la violencia, y posiblemente hasta perder la vida, o sacrificar su integridad y hacerse cómplices de los delincuentes", agregó.

A menos que se rompa el círculo vicioso de la corrupción y el narcotráfico, la lucha contra las drogas nunca dará buenos resultados, sostuvieron los expertos de la ONU en su informe anual sobre 2010.

La transparencia judicial, así como una buena selección y rotación del personal en puestos considerados clave, son algunas de las medidas que solicita la JIFE que se apliquen, aunque no citó a ningún Estado concreto en sus recomendaciones.

En el informe se destaca que en América Latina se plantaron 158.000 hectáreas de coca en 2009, un 5% menos que el año anterior, siendo Colombia el país con más sembrados, aunque es posible que Perú le supere ya en 2011 si se mantiene la tendencia.

Según la ONU, los principales mercados de la cocaína están en América del Norte (41%), Europa (29%) y el Cono Sur (entre el 10 y el 20%).

"Aunque el mercado de la coca se ha reducido en América del Norte, sigue aumentando en Europa", afirmó la JIFE, que alertó que también en Argentina, Chile, Brasil y Uruguay está aumentando su consumo de forma notable.

La cocaína sigue siendo la droga que más dinero mueve, generando cada año unos 72.000 millones de dólares y dejando un rastro de muerte y destrucción por América Central y México, zonas de tránsito hacia EEUU, el primer mercado mundial con 4,8 millones de consumidores. "Las organizaciones de traficantes de México fortalecieron su posición como proveedores de drogas ilícitas en el mercado de los Estados Unidos, en tanto que la influencia de las organizaciones delictivas colombianas ha disminuido", explicó la JIFE.

La producción mundial de cocaína se calcula en unas 865 toneladas, de las que unas 360 fueron decomisadas en 2009, lo que supuso que alrededor de unas 500 toneladas llegaron al mercado ilegal. Colombia siguió siendo en 2009 el primer productor de cocaína con 410 toneladas.

Entre las novedades utilizadas por los narcotraficantes para hacer llegar su mercancía a los consumidores de EEUU, se destaca la utilización cada vez más frecuente de embarcaciones semisumergibles y submarinos de alta tecnología.

Así, mientras entre 1993 y 2007 se intervinieron 19 de estas embarcaciones, sólo entre 2008 y 2009 se confiscaron 34, incluido un submarino perfectamente equipado capaz de transportar 14 toneladas de cocaína.

En el caso de la heroína, que genera unos 55.000 millones de dólares anuales, Europa es el principal consumidor mundial, con la mitad de la demanda mundial de este opiáceo, siendo Rusia el más afectado con hasta 1,8 millones de consumidores, lo que equivale al 1,6% de la población de 15 a 64 años de edad.

Afganistán sigue siendo el mayor productor mundial de opio y una parte del dinero que genera su cultivo acaba en manos de la milicia fundamentalista talibán.

Según la ONU, Afganistán puede haber superado a Marruecos como el primer productor mundial de hachís por el incremento del cultivo de cannabis en los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios