Padres: una asignatura pendiente

  • Un 20% de progenitores españoles acuden a clases en las que pedagogos, psicólogos o pediatras les enseñan a educar a sus hijos · Las mujeres superan a los hombres a la hora de apuntarse a estos cursos

Preocupados, desorientados o desbordados, angustiados muchas veces al comprobar que la situación se les puede escapar de las manos, cada día son más los padres y las madres que acuden a escuelas para aprender el oficio de educar a los hijos, una asignatura siempre difícil de aprobar y más aún con nota.

El profesorado de estas escuelas, unas gratuitas y otras de pago, son psicólogos, pedagogos, maestros o pediatras, y el temario que imparten a sus alumnos es extenso y complejo.

El 20% de los progenitores españoles, según estimaciones de la Ceapa (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres), un porcentaje todavía pequeño pero que crece año tras año, pasan actualmente por unas aulas, que, según los expertos, son tan útiles como necesarias.

Los datos estadísticos son elocuentes. Un estudio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) confirma que los padres de hijos menores de seis años no tienen claro el modelo en el que educar a sus hijos, "y no saben cómo hacerlo en la sociedad actual y en el momento actual".

Padres y madres que, abunda el estudio, "parecen añorar un modelo educativo pretérito -en el que ni siquiera por razones de edad ellos fueron educados- que marque límites claros, que recupere la autoridad y la disciplina y que aspire a la autonomía y responsabilidad de los hijos", aunque sin renunciar a un clima afectivo y próximo, a una comunicación abierta y al respeto por los niños, "características comunes en las relaciones familiares actuales".

El estudio de la FAD advierte que uno de los mayores conflictos con el que se encuentran los "nuevos padres" es "la contradicción que sienten entre los valores que consideran deseables que sus hijos cultiven (respeto, tolerancia, solidaridad...) y los necesarios para que puedan defenderse en la sociedad actual (competitividad, individualismo...)".

Otro estudio anterior, también de la FAD, concluía que aproximadamente el 40% de los padres no saben manejar bien los conflictos derivados de la convivencia con sus hijos, y casi uno de cada tres siente el temor de no estar educándoles bien, cuando no reconocen abiertamente que "no saben hacerlo".

"Los hijos no llegan con un manual de instrucciones bajo del brazo", bromea Menchu Pascual, psicóloga educativa, para quien en estos momentos, más que nunca, son necesarias las escuelas para padres. "Ha cambiado mucho la vida y la forma de educar a los hijos. Ahora -dice- son ellos los que tienen voz y voto en casa. Los padres no saben como actuar, se sienten perdidos".

Lamenta esta profesional de la psicología infantil que los padres acudan a las escuelas "casi siempre cuando el conflicto ha estallado", pocas veces como medida preventiva, y que sean muchas más las madres que los padres que se apuntan a los cursos. "Nosotras seguimos teniendo mala conciencia por trabajar fuera y dedicar menos tiempo a los hijos", afirma.

Fernando Martín, vicepresidente de la Ceapa, confirma que dos terceras partes de los alumnos de los cursos que ellos organizan -presenciales o virtuales- son madres.

En la Concapa (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos) apuestan también por una formación continuada de padres, "porque las circunstancias sociales han cambiado enormemente", apunta su secretario general, José Manuel Martínez Vega.

Aparte de cursos, y por vez primera, la Concapa ha desarrollado este año por internet, en colaboración con la Universidad Pontificia de Salamanca, un Máster para Padres y Madres al que se han matriculado 38 progenitores, la mitad españoles y la otra mitad de diferentes países latinoamericanos.

"Las escuelas -asegura Fernando Martín- no eliminan los problemas, pero sí facilitan mucho a los padres la manera de gestionarlos. Las crisis suponen siempre una posibilidad de cambio, no son necesariamente malas. Lo que hay que aprender es a encararlas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios