La ciudad de Christchurch necesitará un año para recuperarse del terremoto

  • El seísmo de 7,1 grados del sábado causó numerosos daños en las infraestructuras de la localidad neozelandesa y ha dejado inhabitables un 20% de las viviendas.

Comentarios 3

La reconstrucción del centro de la ciudad neozelandesa de Christchurch, afectada el sábado por un terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter, durará al menos un año, anticipó el primer ministro John Key. El mandatario estima que se produjeron daños por más de 2.000 millones de dólares neozelandeses (unos 1.400 millones de dólares) y anunció que el lunes reunirá a su gabinete para evaluar las prioridades en la reconstrucción de infraestructuras.

Mientras, continuaron las réplicas del sismo que dejó un muerto por un ataque cardíaco y dos heridos graves por la caída de mampostería y vidrios. Los sismólogos registraron más de 30 réplicas durante la noche y en la mañana de este domingo, la mayor de una magnitud de 5,1. Funcionarios de Defensa Civil estimaron que más de 500 edificios comerciales resultaron dañados por el sismo y que hasta un 20 por ciento de las casas están inhabitables. Esto incluye 90 edificaciones en el céntrico distrito comercial, donde se impuso el toque de queda nocturno debido al peligro por la caída de mampostería y vidrio.

Unos 8.000 habitantes de apartamentos del centro de la ciudad fueron autorizados a permanecer en sus viviendas. La policía, que acordonó el centro, indicó que arrestó a varias personas que intentaban ingresar en el área, aparentemente para saquear tiendas y negocios durante la noche. Equipos de ingenieros recorrieron la ciudad para evaluar los edificios dañados y determinar cuáles no podrán ser ocupados hasta tanto sean reparados.

Entretanto continúa el estado de emergencia. Según las autoridades, las escuelas de las zonas afectadas permanecerán cerradas al menos hasta el miércoles. Las autoriades temen además una que en la ciudad de Christchurch pueda producirse una crisis sanitaria, ante la posibilidad de que se extienda el virus de la gripe A (H1N1).

Por otro lado, hay pronóstico de mal tiempo, con vientos de hasta 130 kilómetros por hora y lluvias. Funcionarios de Defensa Civil instaron a quienes están capacitados para realizar reparaciones temporales a sus casas dañadas a actuar con rapidez, ya que el viento podría dificultarlo luego.

El alcalde de Christchurch, Bob Parker, informó de que fue restaurado el suministro de energía eléctrica para alrededor del 90 por ciento de los usuarios, pero el abastecimiento de agua sigue siendo un gran problema, debido a que se registraron al menos 200 rupturas de caños subterráneos. Unas 250 personas pasaron la noche en centros habilitados para personas cuyas viviendas resultaron destruidas por el terremoto, que fue el más devastador en 90 años en Nueva Zelanda.

Una familia de ocho niños en la localidad rural de Darfield, que fue el epicentro del fenómeno, pasó la noche bajo su mesa de comer por temor a las réplicas, indicó la radio New Zealand. Se espera que el estado de emergencia se mantenga varios días en la ciudad de 400.000 habitantes. Un funcionario de los equipos de emergencia instó a la gente a permanecer en sus casas y no realizar traslados innecesarios. Agregó que aquellos que se quedaron sin casa deben pedir ayuda a amigos o parientes por al menos las próximas 24 a 48 horas y posiblemente más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios