Los españoles que viajaban en el crucero que naufragó vuelven a casa entre lágrimas e indignación

  • Han comenzado a organizarse para presentar una denuncia colectiva, al tiempo que han comentado haber vivido una situación parecida a la del 'Titanic'.

Comentarios 1

Una quincena de españoles han aterrizado este domingo en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, tras abandonar Italia después de haber sufrido el naufragio del barco Costa Concordia en la isla de Giglio, y han confesado a su llegada que "revivimos el Titanic" y "creímos morir". El vuelo de Alitalia que los ha traído de vuelta a España despegó a primera hora de la mañana del Aeorpuerto Fiumicino, Roma, y aterrizó pasadas las 11:30.

Los pasajeros, que han perdido casi todos sus enseres y maletas, han recordado la experiencia y el miedo que han sentido y han lanzado duras acusaciones contra el capitán del barco y parte de la tripulación, mientras que se han mostrado satisfechos con la embajada española. "Hubo tripulantes que nos empujaban y daban codazos para salir ellos antes" mientras se veían "náufragos sin salvavidas", ha relatado, a su llegada, la joven Inma Cuesta, de Alicante, quien, entre lágrimas, ha recordado su "pesadilla" destacando que se ha sentido "engañada" por la compañía que fletó el barco. La misma pasajera ha relatado, mientras otros que la escuchaban asentían, que creyó ver cómo alguien empujaba a un señor español de unos 70 años y que padecía, aparentemente, una discapacidad intelectual, quien cayó al mar por esta causa. Los afectados no descartan presentar una demanda conjunta contra la compañía.

Otro de los pasajeros llegados a Barajas, Carlos Carballa, relató cómo, estando en una lancha de salvamento, vio cómo el barco parecía inclinarse hacia él, por lo que se tiró a nadar y, en cerca de un minuto, pudo alcanzar la costa y salvar su vida. "No me importaría volver a viajar en barco", ha añadido Carlos, a pesar de todo, mientras mostraba a los periodistas las fotos que pudo hacer de la catástrofe.

Algunos pasajeros han recordado que escucharon, de boca de varios tripulantes, decir que el capitán estaba ebrio y había desembarcado llevándose mucho dinero, pero nunca llegaron a tener la oportunidad de comprobar si era cierto, porque no supieron nada de él hasta que, algunos de ellos, creyeron verle en tierra "muy pálido" mientras seguían llegando lanchas con pasajeros a la costa. Los primeros vuelos con náufragos españoles del crucero Costa Concordia, que encalló el viernes frente a la isla de Giglio, han salido con destino a España este domingo. Unos 50 catalanes han llegado al aeropuerto de El Prat de Barcelona, en un vuelo procedente de Roma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios