La crisis financiera favorecerá el incremento de problemas mentales

  • La directora general de la OMS recuerda la relación entre desórdenes psiquiátricos y malestar social · Expertos internacionales reunidos en Nueva York destacan la influencia del contexto medioambiental

Ayer se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. Con este motivo, Margaret Chan, directora general de la agencia sanitaria de la ONU (la OMS), recordó que "la pobreza y el estrés que la acompaña a causa del desempleo, la violencia, la exclusión social y la inseguridad constante están muy relacionadas con el origen de los desórdenes mentales". Por ello, no dudó en conectar la crisis financiera que golpea los mercados con este conjunto de trastornos, debido a que también la situación afecta al ciudadano de a pie por su impacto en el empleo y el consumo, entre otros ámbitos. Según la OMS, la inestabilidad económica repercutirá en la salud mental de las poblaciones y provocará un aumento de casos de estrés, depresión y desórdenes mentales.

En este contexto de vinculación entre factores medioambientales y problemas de salud mental se desarrolló ayer en Nueva York una jornada sobre psiquiatría que convocó a expertos procedentes de varios países, entre ellos España, en torno a una iniciativa diseñada por las universidades norteamericanas de Harvard y Yeshiva, con el apoyo de Boheringer Ingelheim. En este sentido, el experto Jorge Cervilla, de la Universidad de Granada, destacó que tener en cuenta los elementos medioambientales y su relación con la predisposición genética a sufrir determinados trastornos es de "sentido común", porque con este modelo conceptual "se pasa a ver cómo la vulnerabilidad genética puede ser modificada por factores ambientales". Los estudios desarrollados por Cervilla y su equipo se han basado en la depresión, y siempre han encontrado un exceso de riesgo en personas genéticamente predispuestas a este trastorno ante un acontecimiento vital estresante, incluso cuando se introducen otros elementos como el haber sufrido algún tipo de abuso sexual a lo largo de su vida.

Los avances en genética empiezan a servir en la práctica clínica, ya que ayudan a comprender por qué los medicamentos no tienen el mismo efecto en todas las personas. Como precisó Anil Malhotra, del Zucker Hillside Hospital de Nueva York, "un gen determinando puede predecir el avance de un paciente en el tratamiento farmacológico y, además, en los efectos adversos". Malhotra se refirió a la esquizofrenia, sobre la que dijo que influyen factores genéticos (riesgo de padecer la enfermedad del 10 al 15% cuando se trata de familiares de primer grado y hasta del 50% en el caso de mellizos) y factores prenatales (en el útero de la madre), que establecen una vulnerabilidad biológica, "aunque esto no significa que necesariamente el individuo vaya a padecer esquizofrenia". La especialista reconoció que, en la esquizofrenia, "todavía son muy difíciles de medir los factores medioambientales". Los expertos llamaron la atención sobre la necesidad, especialmente en el caso de la esquizofrenia, de luchar contra el estigma social porque este tipo de prejuicios favorecen que se retrasen el diagnóstico y el abordaje del problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios