El temporal deja dos muertos en el norte de la Península y cuantiosos daños

  • 34 provincias están en alerta por lluvia, aludes y nieve Un esquiador en Huesca y un conductor en Navarra son las dos víctimas mortales

El temporal que azota estos días España ha dejado ya dos víctimas mortales debido a las malas condiciones meteorológicas, una de ellas por la crecida inesperada del río Odrón, y la segunda, un esquiador, a causa de un alud en Candanchú.

En Pamplona, el desbordamiento del río Ebro obligó a cortar ayer la carretera nacional N-113 Pamplona-Madrid, a la altura del municipio navarro de Castejón. Este corte se suma a otras afecciones que está teniendo el temporal reinante en Navarra y que ayer provocó en Los Arcos el fallecimiento de un hombre de 70 años cuando trataba de cruzar el río Odrón con su furgoneta y fue arrastrado por las aguas.

En total fueron 34 provincias las que ayer permaneciron en alerta por nieve, aludes, lluvias, viento y olas, debido al temporal que comenzó como consecuencia de la llegada de una profunda borrasca el pasado día 27 y que se espera continúe hasta el próximo miércoles, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología.

Las riadas registradas en días anteriores en el norte y zona media de la Comunidad Foral se sucedieron ayer en la zona baja del río Ebro, mientras en el resto las lluvias han dejado paso a la nieve, que ha llegado hasta Pamplona, cuajando en sus calles y causando algunas dificultades de circulación, aunque ya ayer por la mañana el transporte urbano comenzó su servicio con normalidad.

En la estación de esquí de Candanchú, del Pirineo oscense, un esquiador de travesía quedó el sábado sepultado bajo un alud y fue encontrado ayer sin vida por el grupo de rescate de la Guardia Civil y personal de la estación que consiguieron llegar a la zona con ayuda de máquinas quitanieves.

El fallecido, de Bilbao, quedó sepultado por una avalancha de nieve en la zona de Rinconada en Candanchú, que se encontraba cerrada al público, cuando realizaba esquí de travesía junto a un compañero que también quedó atrapado y pudo ser rescatado.

El teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, Vicente Reig, explicó que ninguno de los dos esquiadores llevaba consigo geolocalizadores y que el alud se produjo en una zona "cerrada" de Candanchú, aunque el monte es "público", apuntó.

En la localidad burgalesa de Frías, nueve vecinos fueron ayudados el sábado por la tarde por agentes de la Guardia Civil a salir de sus casas, donde permanecían atrapados por la crecida del río Ebro a su paso por la localidad.

Se trata de seis adultos y tres menores, todos ellos en perfectas condiciones de salud, que se encontraban en dos viviendas: una en la zona del Puente Romano de esta localidad del norte de Burgos y otra situada a un kilómetro.

Ante la imposibilidad de varias patrullas de Seguridad Ciudadana de sacar de las viviendas a las personas que permanecían atrapadas desde primeras horas de la mañana, pidieron apoyo al Grupo de Actividades Subacuáticas de Valladolid, que envió al lugar un equipo de especialistas. A primera hora de la tarde comenzó el rescate con una embarcación tipo Zodiac con la que los guardias civiles consiguieron rescatar a un matrimonio mayor que había quedado atrapado en su domicilio, uno de cuyos miembros precisaba de asistencia respiratoria. La misma embarcación fue utilizada para trasladar a un padre y su hija menor de edad hasta el lugar donde se encontraban los servicios de emergencia.

El Ayuntamiento de Burgos ha activado ayer el Plan de Emergencia Municipal por los efectos de la nieve, que cae de forma intermitente desde ayer por la noche, aunque desde el primer momento se activaron los servicios de limpieza y seguridad.

Por otro lado, las comunicaciones marítimas en la línea del Estrecho de Gibraltar entre los puertos de Ceuta y Algeciras se pudieron recuperar ayer por la mañana al amainar el fuerte temporal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios