Domingo de Ramos

Dos horas para recordar un año

Siempre gana el tiempo. En el Domingo de Ramos hay una batalla inexorable para vivir la plenitud de la Semana Santa. Comenzó otra vez en el Salvador, con unos niños estrenando su inocencia de nazarenos.