Movistar marca línea

  • David Trueba dirigirá una serie de la plataforma, que ya encargó otra ficción a Alberto Rodríguez

Sigue los planteamientos de cadenas de pago estadounidenses como HBO o AMC o más bien la estrategia de plataformas con contenidos en streaming como Netflix y Amazon. Movistar TV no sólo oferta deporte de primera línea y series internacionales, también quiere convertirse en el principal referente de producción de ficción de calidad en España. La plataforma de Telefónica fichó recientemente al cineasta de La Isla Mínima, el sevillano Alberto Rodríguez, y su antecesor en el palmarés de los Goya, David Trueba (Vivir es fácil con los ojos cerrados), también ha recibido otro encargo de ficción destinado a nutrir Movistar Series. Desde el operador se anunciaba ayer que el proyecto está en fase de preparación y está destinado "a impulsar la producción propia", al igual que la serie de Rodríguez ambientada en la Sevilla del siglo XVI, durante un azote de peste.

Trueba ha revelado que esta nueva incursión televisiva es una historia sobre parejas en edades distintas que atraviesan un momento de crisis o que traspasan "esa frontera que separa el amor de lo que viene después del amor". "De esa observación saldrá el tono del relato, por lo que habrá espacio para el humor, la tensión y todo lo que se cruce en la vida de los personajes y que los personajes nos dejen contar de ellos", expuso el cineasta. Trueba se estrenó en TVE en 1989 como guionista del programa de tono infantil Sopa de gansos, que presentó Rosa León, y en 1993 dirigió para La 2 El peor programa de la semana, presentado con Wyoming y que fue cancelado por una entrevista a Quim Monzón que se burlaba de la familia del Rey. En 2010 dirigió la miniserie con tintes de docureality ¿Qué fue de Jorge Sanz?, para Canal +, en una iniciativa parecida a la de Movistar a cargo de la plataforma de pago que ha sido adquirida precisamente por Telefónica.

Domingo Corral, director de contenidos de Movistar TV, afirmaba ayer que la línea de su empresa es "buscar talento y apoyar a los creadores, darles tiempo y espacio, darles libertad y respeto a ellos para garantizar la máxima calidad", de ahí el fichaje de los dos últimos directores ganadores del Goya. Un camino hacia los clientes españoles y una ambición de conseguir repercusión internacional para que la producción española abra fronteras de la calidad cinematográfica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios