La competencia, en mínimos

Rusia es culpable

Cuando Xavi abrió la lata rusa, en Antena 3 estaban cantando Sarandonga en Al pie de la letra. Cuchibiri, cuchibiri. Arroz con bacalao y ensaladilla. Había vida más allá de Viena, pero apenas nadie quería mirar a otro lado. La televisión vivía un día más, aunque la competencia sabía que no podía hacer nada ante el partido que ofrecía Cuatro. Rusia es culpable de haber dejado en mínimos a los canales que competían con los de Sogecable. Con la Roja y los rojos el partido no tuvo color.

Telecinco, que ha retrasado todo lo retrasable durante la Eurocopa, adelantó en esta ocasión el maratón de Escenas de matrimonio. La pareja de puretas le daba al parchís en pleno furor goleador. Pierden mucha gracia con y sin fútbol.

Wyoming aseguraba en El intermedio que el Rey estaba viendo su programa, animándoles con la cara pintada de verde. Qué más quisiera Chechu y La Sexta. No había nada que hacer. El intermedio de verdad, el del partido, fue aprovechado por los informativos de Antena 3 y TVE para ofrecer reportajes eurocoperos en su prolongada información deportiva. Los del Telediario conectaban con Móstoles, para ver cómo estaba la familia de Casillas, mientras que los de Planeta entrevistaban, como una heroína, a la hija de Luis Aragonés. Había que subirse al carro de alguna manera. El Telediario 2 de Lorenzo Milá anotó el mínimo de todos los tiempos, menos de un millón de seguidores y un 5,8, como el Informativos Telecinco, 747.000 y 4,7. Cifras de canales secundarios. La tira de La Sexta también se quedó en las últimas, 92.000 y 0,6. Sólo quedaba aguantar el chaparrón.

A lo largo del segundo tiempo de Cuatro lo que había enfrente eran muchos anuncios, pausas publicitarias extendidas, esperando coincidir lo menos posible con el killer. Antena 3 tuvo más reflejos y aprovechando que la recta final eran minutos de la basura adelantó un poco el arranque de, oh, el enésimo pase de La jungla de cristal 2, para posicionarse en el prime time. Telecinco, en su línea, no quiso arriesgar lo más mínimo y aguardó al pitido para sacar su episodio nuevo de Los Serrano, lo que mejor funcionó tras el balón.

Y en Cuatro tuvieron el gesto de dejar unos minutos de fiesta para que los anuncios no ocultaran la euforia vienesa. Ya habían rentabilizado el descanso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios