"A -40 grados no puedes dejar la piel expuesta porque el frío te abrasa"

  • El aventurero leonés estrena mañana en Cuatro el reportaje sobre su expedición al Polo Sur en homenaje a Amundsen

Eso sí que es frío: -40ºC. Hasta ese Desafío extremo ha tenido que enfrentarse el equipo de Jesús Calleja en el reportaje que se emite mañana por la noche, a las 22.35, en Cuatro. Un documental especial con motivo del centenario de la conquista del Polo Sur a cargo de Amundsen. A ese extremo del planeta llegará Calleja, que también ultima para su cadena, a la que seguirá ligado para los próximos cuatro años, un programa que se desarrolla en el Himalaya, acompañado de una decena de aspirantes a escaladores.

-Es difícil encontrarle en España. Pero usted llega y mira el termómetro a 1 grado bajo cero, por ejemplo. Todos aquí tenemos frío, pero usted dirá que eso no es frío.

-Un grado bajo cero siempre es frío, aunque en la Antártida hemos estado a temperaturas muy inferiores. Estar por debajo de las condiciones normales siempre obliga a prepararte.

-Pero a -40ºC ya es cuestión de abrigarse muy a fondo...

-A esa temperatura no puedes dejar nada de piel expuesta porque el mismo frío te abrasa. Puedes aguantar, más o menos, con tres capas de ropa térmica, como la que llevaba...

-¿Qué es más insoportable, el frío o el calor?

-Siempre será el frío. Es más peligroso. El frío te mata de forma más silenciosa y lentamente. Ahora en el Polo Sur hemos tenido problemas de salud porque las condiciones eran realmente durísimas. Hemos sufrido tormentas que hicieron saltar la alerta roja en todas las bases.

-¿Y cuál sería para usted el lugar más duro del mundo?

-Sería la propia Antártida, pero no por el frío en sí, sino por las condiciones tan radicales que se pueden dar en unos minutos. Pueden surgir de la nada lo que se llaman vientos catabáticos, de 150 kilómetros por hora, que te destrozan y hacen descender el termómetro de inmediato muchos grados. Es lo más peligroso que he vivido en la naturaleza.

-¿Y con qué rincón del planeta se queda, ese lugar que repitiría todas las veces que hiciera falta?

-El Himalaya. Es algo diferente a cualquier otro lugar. Por todo, por paisajes, por riesgo, por cultura...

-Hacia allá partió con una decena de aspirantes a escaladores ¿qué condiciones tiene que tener un escalador?

-En ese Desafío extremo ponemos a prueba a unas personas que tienen que estar en buena forma física. Sin un buen estado no puedes practicar un deporte como este. Y además de una buena forma hay que tener aptitud, mentalidad. En el Himalaya conoceremos las experiencias de personas de distintas edades y ante un desafío, un riesgo, cómo pueden reaccionar según el momento al que se enfrentan. En esa expedición de novatos estuvimos a 7.300 metros de altura.

-¿Cómo se motiva en esas condiciones?

-Hay que actuar como un psicólogo y motivar cada caso de forma individual...

-¿Qué le llamó la atención de esta expedición antártica?

-Por ejemplo, la fauna. En el programa de mañana veréis los pingüinos emperadores que venían a investigarnos a nosotros.

-¿Qué le queda por hacer?

-Aún mucho. Me gusta proponerme todo y me gustaría avanzar aún más en el buceo. Desafío extremo está abierto a todo lo que engloba ese nombre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios