102 millones siguieron la Super Bowl

  • La retransmisión de la NBC, con la actuación de Madonna, se queda a 9 millones de espectadores del récord

El día de la Televisión para los estadounidenses, su gran acontecimiento televisivo, la final de la liga de fútbol americano, fue seguida por 102.430.000 espectadores de media, con un 73% de cuota para la cadena que le tocaba el bombón en este año, la NBC. La cadena Fox sigue ostentando el récord histórico de Estados Unidos, con 111 millones que vieron la final de la Super Bowl el pasado febrero, aunque la cuota fue entonces menor, 62%. En 2010 la final, que se acompaña en los hogares con opíparas meriendas y encuentros con amigos y alcohol, fue seguida por 96,3 millones, y entonces la emitió la CBS. En cuota diaria la NBC consiguió un 64%. El pospartido a la victoria neoyorquina de los Giants sobre los Patriots de Boston congregó a 95,6 millones de norteamericanos y el posterior estreno de la cadena, el talent show The Voice (programa que estrenará Telecinco este otoño), obtuvo un 33,4% de share, con 30 millones de espectadores.

La principal anécdota de la retransmisión una vez más no estuvo en el terreno de juego, sino en la actuación del intermedio. Madonna fue la encargada del espectáculo, con un repaso a sus grandes éxitos, presentándose como una faraona. La diva estuvo acompañada en varias piezas por las cantantes Nicki Minaj y M.I.A. Esta última, durante la interpretación de Give Me All Your Luvin, llevó un dedo corazón al aire, formando una peineta, que provocó la sorpresa, aunque sin llegar a los extremos del pecho de Janet Jackson en 2004. La cadena NBC pedía ayer disculpas por "el gesto inapropiado", tras haber prometido Madonna que no habría ningún motivo para polémicas. M.I.A no supo justificar su salida de tono, que no empañó la espectacular intervención.

El intermedio de la Super Bowl además es el escaparate más goloso que puede tener una marca en la televisión mundial. Las tarifas llegaron a dispararse a casi 4 millones de dólares por medio minuto. La firma triunfadora en esta edición ha sido Chrysler, quien con Clint Eastwood de protagonista creó un spot que animaba a la remontada, a la reconstrucción del país, ante la crisis, con la ciudad de Detroit como emblema. Algunas interpretaciones vislumbran ese mensaje como una velada petición de voto para la reelección de Obama.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios