ZALGIRIS | UNICAJA

Cuestión de prioridades

  • El Unicaja se planta en Kaunas con el debe de maquillar la pasada derrota ante Valencia

  • La semana es crucial, con el compromiso ante el Barça en el horizonte para avanzar hacia la Copa

Suárez intenta arrebatar el balón a Ulanovas. Suárez intenta arrebatar el balón a Ulanovas.

Suárez intenta arrebatar el balón a Ulanovas. / javier albiñana

A veces se presentan dilemas que se resuelven de manera inconsciente. Quiere el Unicaja sacar adelante todos sus compromisos, pero con un calendario de tal exigencia a veces las piernas flojean. Entrado enero, la temporada se convierte en una carrera de fondo donde se exige elegir bien cuándo ir a esprint, y en ese momento está el equipo de Joan Plaza. La Euroliga vende ilusión y la dinámica con la que se cerró 2017 permite soñar con dar un paso más, pero ahí está la Copa, compromiso obligado, para la que hay que definir bien con un calendario que no es moco de pavo.

El Unicaja llegó ayer a mediodía a Kaunas en vuelo chárter para medirse al Zalgiris (19:00) con una cosa clara: hay que poner un parche a la derrota ante el Valencia Básket. El tropiezo, tras ir venciendo por 17 -incluso llevando una buena renta a poco más de un minuto-, es un punto negro importante. Las cuatro victorias seguidas despertaron al cuadro costasoleño cuando parecía prácticamente muerto, sacándolo del fondo de la tabla europea para asomarse al Top 8 con un balance casi equilibrado de 7 triunfos y 8 derrotas, rondando ese 50% del que se había hablado desde principio de curso.

La cuestión es que si en la ida el Zalgiris se veía como uno de los rivales de condiciones semejantes, hoy se hace respetar bastante más. Sin grandes alardes, ahí está. En el Martín Carpena se llevó la victoria en una última jugada pobremente defendida por el Unicaja, pero antes había sacado hasta 20 puntos de ventaja. La remontada cajista se quedó en conato y lo de hoy no será tarea fácil. El Zalgirio Arena, de hecho, nunca ha sido un entorno muy familiar para el club de Los Guindos. Esta será la séptima vez que se rinda visita a Kaunas y en las seis anteriores tan sólo se sacó la victoria una vez: en la histórica temporada 2005/2006, cuando en el Top 16 se rascó un 66-79 con Sergio Scariolo al mando.

La última visita al Zalgiris fue en la temporada 2012/2013, también en Top 16, y se saldó con un 75-63 que complicaba las cosas al Unicaja. Ello con alguien muy familiar de por medio. Y es que Joan Plaza era entonces técnico del club lituano, con el que ganó la Liga antes de viajar a Málaga para sustituir a Repesa.

Contexto histórico aparte, el Unicaja comparece en el Zalgirio Arena sin un pilar como Jeff Brooks. El norteamericano sufrió un esguince en el ligamento lateral interno de su tobillo derecho nada más empezar la semana y obliga a hacer varios cambios. Plaza hablaba el miércoles de reubicar a hombres como Dani Díez al cuatro, donde ya ejerció otros días, o a Soluade al tres. No parece que el de Louisville llegue al compromiso del domingo en Barcelona, aunque su presencia seguirá entre paréntesis hasta el último momento. Pero ahí están los Carlos Suárez o Augustine de turno para dar el callo.

Nuevamente, no se puede olvidar el compromiso en el Palau. Está en el horizonte, el equipo viajará directamente de Kaunas a Barcelona, pero puede sobrevolar cuando la necesidad primordial es estar en febrero en Gran Canaria. No hay compromiso fácil hasta entonces y la Euroliga, ahí está la elección, se puede ver o no como distorsionador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios