ESTRELLA ROJA | UNICAJA

Plaza y el hambre

  • El técnico cajista advierte de la relevancia del partido ante el Estrella Roja y lo valora como una prueba de "carácter y madurez"

  • "Es momento de demostrar que queremos estar arriba"

Joan Plaza, en un partido. Joan Plaza, en un partido.

Joan Plaza, en un partido. / JAVIER ALBIÑANA

En Belgrado inicia el Unicaja el periodo decisivo de la Euroliga. Ha tenido ocho días para trabajar, pero el parón toca a su fin. Vuelve la competición continental, vuelve la ACB y vuelve la presión. Un tramo clave que arranca con lo que, según Joan Plaza, va a ser una muy buena prueba de nivel y otras tantas cosas. Por lo pronto de madurez, pero también de hambre para determinar dónde estará el Unicaja de aquí a cuatro semanas.

"Sabemos que para ellos es de las últimas oportunidades de seguir peleando por el play off y sabemos de la dureza del Pionir, así que habrá que mostrar mucho carácter y madurez para optar a ganar allí", señalaba ayer el técnico catalán antes de la sesión matinal en Los Guindos, donde entrenó el Unicaja por motivos de logística.

Va a ser un examen y de los duros por muchos motivos. Empezando, efectivamente, por ese Aleksandar Nikolic Hall del que ya ha advertido Plaza. "Hemos hablado estos días con los jugadores de que es una pista que pone a prueba tu capacidad de jugar con una afición muy ruidosa, que llena dos horas antes el pabellón, y hay que demostrar ahora esa madurez", apunta. Prueba de madurez y prueba de ganas contra un equipo que junta un buen grupo. Lessort, Rochestie, Feldeine o Bjelica también representan ese peligro del que habla Plaza: "Es momento de demostrar que queremos estar arriba y hay que ganar en Belgrado. Tienen jugadores muy verticales, con muchos puntos en sus manos. Un grupo de cuatro o cinco jugadores que aglutinan la mayor parte de los puntos, pero los demás son muy trabajadores".

Los problemas financieros y en el vestuario marcan la actualidad del Estrella Roja, pero Plaza no quiere oír de ello. Puede ser hasta un incentivo para los serbios, dice: "Eso hace que el jugador quiera demostrar que el entrenador se equivoca y hace que el equipo se una más y juegue mejor". La cuestión es mirar a la propia necesidad ante un calendario que aprieta: "Tenemos que centrarnos en lo nuestro, con los que vayamos ser capaces de demostrar que podemos competirlo, ir a pelear porque es una plaza difícil que nos gustaría superar. Después tenemos partidos en casa que queremos competir, tenemos al CSKA, que todo el mundo da por hecho que vamos a perder. Pero sin ganar ahora, mirar más allá no sirve de nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios