Suárez roza el cielo estadístico verde

  • El capitán se queda a un rebote y dos asistencias del 'triple doble', algo inédito en el Unicaja

Carlos Suárez celebra una de las acciones del choque. Carlos Suárez celebra una de las acciones del choque.

Carlos Suárez celebra una de las acciones del choque. / acb photo

Cabalga en la NBA Russell Westbrook, que hace unos días finalizó su segunda fase regular promediando un triple doble. Con frecuencia no se le da el mérito adecuado a actuaciones portentosas con esa puntualidad. Lo rozó Carlos Suárez ante el Barcelona, en un excelente encuentro.

Suele pasar el capitán por debajo del radar, pero su labor es encomiable en el Unicaja. Con una adaptación plena al puesto de cuatro, el de Aranjuez trata de fortalecer sus virtudes para paliar la carencia de centímetros y física ante interiores más corpulentos. Una de ellas es la del pase, donde se ha convertido en un fino estilista.

Volvió a dar una clase magistral en la asistencia ayer, donde superó su tope como cajista, que estaba en siete, que repartió ante el Montepaschi Siena en 2013. Las mismas llevaba al descanso, donde dejó unos minutos espléndidos. En casi 13 minutos anotó seis puntos, cogió cuatro rebotes y se apuntó esos siete pases. Sumaría luego uno más para irse hasta los ocho. En el partido en el que pasaría los 10.000 minutos en la ACB, el madrileño también anotó 12 puntos y capturó nueve rebotes, para ser el más valorado del partido -junto a Thomas Heurtel- con 24 créditos.

Esa facilidad para repartir juego desde el poste alto y bajo está haciendo de Suárez un jugador altamente versátil. De hecho, en la capacidad asociativa se encuentra en la cima continental. De hecho, el capitán verde acabó la Euroliga como el interior con mejores promedios asistentes, con 2.3 por encuentro. Sube algo su media en la ACB, donde alcanza las tres. Da alcance de la valía del guarismo que solo Nedovic (4) le mejore en esta faceta.

Rozó el triple doble, algo que no consiguió ningún jugador en la historia del Unicaja -desde que la estadística es registrada-. Otros dos ilustres, ambos bases, murieron en la orilla. Uno fue Nacho Rodríguez, ayer en el palco del Carpena. El malagueño firmó en en 1995 ante el Estudiantes 15 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias; el argentino, 10 años después, hizo 13 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias frente al Fuenlabrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios