Territorio fetiche para Brooks

En la plantilla del Unicaja hay dos jugadores con experiencia en Italia. Profesionalmente, se entiende, porque Nemanja Nedovic pasó buena parte de su infancia en el país transalpino porque su padre era jugador de balonmano y desarrolló un tramo importante de su carrera allí. Los dos que han militado en la Lega son Giorgi Shermadini y Jeff Brooks.

Shermadini jugó una temporada en Cantú, en las cercanías de Milán, y fue compañero del hoy jugador del Armani Awudu Abass. También jugó allí, pero en otra temporada distinta, Jeff Brooks. El ala-pívot de Louisville jugó un tremendo partido en la ida, con un doble doble y un mate para el recuerdo en carrera que fue coronado como la mejor jugada de la semana y que seguramente sea top en la temporada. Jesi, Caserta y Sassari fueron los otros lugares de la orografía italiana en los que se empleó el Samuel L. Jackson cajista, que tiene la nacionalidad. Pero tiene un recuerdo especial de Milán, la ciudad en la que pasaba días cuando jugaba en Cantú, a unos 40 minutos. Y es que allí conoció a la que hoy es su pareja y la madre de su hijo Jordan. Su familia política vive a unas dos horas de Milán y, de hecho, tifa por el Inter. Brooks, que se ha hecho malaguista en su año y medio aquí y que suele vestir la camiseta blanquiazul, se hizo de la Juventus para llevar la contraria. Milán es un lugar fetiche para el jugador del Unicaja. Hoy jugará en un lugar conocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios