Un problema de altura

  • Se confirma la ausencia de Shermadini "de seis a ocho semanas" por una fractura por estrés en su pie izquierdo

  • El mercado ofrece poco

Shermadini gana un salto a Poirier. Shermadini gana un salto a Poirier.

Shermadini gana un salto a Poirier. / acb photo

Los peores augurios se confirmaron ayer. Giorgi Shermadini estará fuera entre seis y ocho semanas, según el parte médico ofrecido por el Unicaja, por una fractura por estrés del cuarto metatarsiano del pie izquierdo. Durante dos semanas ha estado con dolores en la zona el pívot georgiano. Tras pasar diversas pruebas no se le encontraba la fractura, tenía una hinchazón en la zona que impedía el diagnóstico. La última prueba reveló al fin la causa del dolor.

En la víspera del viaje a Moscú, Joan Plaza ya tenía asumido que no iba a poder contar con Shermadini en las próximas semanas. El mejor plazo llevaría al techo del equipo a volver a finales de abril. Se perdería un mínimo de 14 encuentros. Si bien la Euroliga casi se da por amortizada, en la Liga Endesa vienen encuentros de máxima trascendencia. Tener el mejor puesto posible al final de la temporada regular determinará en buena parte lo que ocurra en el play off. Hasta sus cercanías llevaría el peor panorama (ocho semanas), bien entrado mayo. Normalmente, los hombres grandes suelen tardar más tiempo en coger la forma. Así las cosas, se impone fichar.

Gusta Jarrod Jones, pero hay dudas sobre la validez de su pasaporte húngaro

También deslizó Plaza antes de viajar los problemas con los que se encontraba el club en la salida al mercado. Los jugadores que pueden encajar están en equipos que piden una compensación para rescindir. También, en algún caso más, un año más de contrato. Y el club no se quiere hipotecar con un contrato para la próxima temporada a estas alturas. Tendría que ser una opción de pleno consenso que ahora mismo no existe.

Una de las que gusta es la del ala-pívot Jarrod Jones (27 años y 2.06 metros), que juega en el Pinar Karsiyaka turco. Máximo anotador de la Champions League (19.3 puntos), está inmerso aún en la competición. Tiene un rol, eso sí, de absoluto protagonismo allí, con 15 tiros por encuentro y minutaje por encima de los 30. Carlos Jiménez lo ha visto alguna vez en directo y se le sigue desde tiempo atrás. Es quizá más cuatro que cinco, tiene buen juego de cara y tiro exterior. El asunto es que tiene pasaporte húngaro que no ha sido refrendado con partidos con la selección magiar. Y hay cautela porque hay mayor vigilancia con los pasaportes. Jugó tres años en Hungría, eso sí.

Ofrecimientos hay, pero pocos que entren dentro de lo que busca el Unicaja. Se prefiere a algún jugador con experiencia en ACB, pero, como decía con sorna Joan Plaza, "no compramos de menú, no es ir a por zumo de naranja al supermercado". De momento, que Augustine esté bien da un respiro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios