Avance para evitar pinchazos a los niños

  • El Hospital Materno coloca catéteres a los menores con la ayuda de ecografías para dar tratamientos largos o agresivos

Comentarios 0

Los pinchazos nunca son agradables, ni para los niños ni para sus padres. Y hay circunstancias en las que por lo prolongado del tratamiento, lo frecuente de las extracciones o lo agresivas que son las sustancias a inyectar el sufrimiento es aún mayor. Para estos casos, el Hospital Materno recurre a una técnica que consiste en colocarle catéteres para administrarles los fármacos a través de esta vía sin tener que pincharles una y otra vez. Y para ponerles el dispositivo, los profesionales se ayudan de ecografías.

Esta herramienta les permite estudiar primero el brazo del niño, colocar luego el catéter y confirmar a continuación que está bien puesto. El avance tiene un nombre difícil de comprender para los no sanitarios -terapia intravenosa ecoguiada-, pero en síntesis supone que al menor se le coloca un catéter con la ayuda de la imagen de la ecografía. Así, los pinchazos no irán a su brazo, sino a esa vía.

Los profesionales destacan la satisfacción de las familias así como la seguridad

Un total de 25 niños se han beneficiado ya de la técnica. Se trata de menores hospitalizados, pacientes con tratamiento intravenoso domiciliario o usuarios del Hospital de Día. Colocar el dispositivo no tiene sentido en niños en los que el pinchazo es esporádico, pero sí muy útil en aquellos que reciben nutrición por vena, antibioterapia, transfusiones o fármacos muy irritativos. La canalización de la vía se hace en el Hospital de Día Pediátrico o en la habitación del paciente. El catéter queda alojado en el vaso sanguíneo más adecuado, lo que permite su óptimo funcionamiento durante un largo periodo de tiempo, que puede oscilar desde un mes hasta un año. Hay casos en los que también se utiliza la técnica porque después de muchos pinchazos, las venas ya no están en buenas condiciones para inyectar medicamentos o extraer sangre.

El proyecto se puso en marcha a finales del año pasado con la colaboración de la Unidad de Pediatría y la Coordinación de Cuidados del Materno. Según el hospital, los aspectos más valorados por los profesionales sobre esta mejora son "la satisfacción de los pacientes y sus familias, así como la seguridad y calidad de los cuidados". Los niños y sus padres reciben una mínima formación para mantener la vía, aprender a manejarla si es necesario y asegurar su higiene. Además, en estos casos, hay un teléfono de contacto con el Hospital de Día para evacuar consultas tanto de pacientes y cuidadores como de personal sanitario.

El director de enfermería del Hospital Regional, Cipriano Viñas, destaca que el objetivo con la incorporación de este avance asistencial es "mejorar la calidad de vida de los pacientes y fomentar la práctica avanzada de los profesionales de nuestro centro". Puede ser un pequeño paso para los profesionales, pero seguro que es un gran paso para muchos niños.

más noticias de VIVIR Ir a la sección Vivir »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios