Capuchinos vuelvea su esplendor sacro

  • La parroquia de la Divina Pastora recupera sus pinturas murales y cuenta con nueva solería e instalaciones tras una profunda rehabilitación

Siglos de cal y pintura plástica habían hecho olvidar la historia y el arte en una de las lomas de Capuchinos. La parroquia de la Divina Pastora y Santa Teresa escondía hasta hace poco un rico tesoro patrimonial que, con el trabajo conjunto entre Ayuntamiento y Obispado de Málaga, vuelve a ver la luz y podrá ser contemplado por feligreses y devotos a partir del mes de mayo.

Las tercera fase de rehabilitación del templo, tras las realizadas en 2006 y 2014, culminan un amplio proceso que ha supuesto una inversión total cercana a los 900.000 euros, de los que 279.425, 17 corresponden a la fase actual. Tras cerrar sus puertas en julio de 2017, la iglesia de la Divina Pastora se sometía a una reforma consistente en la mejora y sustitución de la solería del propio templo y las dependencias anexas -sacristía, despachos parroquiales y galería-, así como saneamiento de humedades, provocadas por la instalación de zócalos y losas poco permeables.

Ayuntamiento y Obispado han invertido casi 300.000 euros en la reforma del templo

El proyecto, capitaneado por el arquitecto técnico Pablo Pastor y desarrollado por la empresa Edificaciones Castelló, ha servido para renovar el pavimento de las dependencias con un nuevo pavimento de mármol en tonos blanco y rojo que aportan una mayor luminosidad a la iglesia. Junto a la renovación de la instalación eléctrica y la megafonía, el templo cuenta con una nueva capilla bautismal en la nave del Evangelio, lo que ha obligado al traslado de los restos del sacerdote Juan Estrada hasta la capilla y retablo del Cristo de las Lágrimas.

Sin embargo, una de las mayores intervenciones de la parroquia de la Divina Pastora ha consistido en la recuperación de diversas pinturas murales que, hasta la fecha, no se podían contemplar. El equipo de la restauradora Gloria Pérez Fernández han sacado a la luz una amplia gama de motivos pictóricos en el templo, recuperando la imagen original del interior. Entre ellas destacan la de la capilla de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís, donde se representa a un grupo de frailes capuchinos que, junto a un templo, admiran la presencia del fundador de la orden sobre un carro de fuego tirado por cuatro caballos. La pintura hace referencia a uno de los episodios de la vida de este santo.

Igualmente, los muros del templo han recuperado diversas cenefas, los escudos de armas de Baltasar Bastardo de Cisneros, patrono del templo, así como frases y cartelas referentes a San Lorenzo de Brindis. Destaca, entre todas ellas, la inscrita en uno de los arcos de la nave central: Ecce beatificamus eos qui sustinuerunt, traducida como "Aquí honramos a aquellos que perseveraron", contenida en una epístola del apóstol Santiago.

A falta de culminar la restauración de las pinturas del retablo mayor, la reforma del templo se encuentra culminada. El obispo Jesús Catalá valoró como óptima la rehabilitación gracias a la labor de ambas instituciones: "Cuando se colabora las cosas salen mejor. Hemos conseguido recuperar un patrimonio de la ciudad", expresó el prelado. Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, destacó el valor histórico y artístico de cuantas piezas se han podido rescatar del templo en el último año de trabajo.

El Obispado tiene prevista la reapertura del templo en "una destacada festividad" del mes de mayo, según desveló el prelado malagueño. Las piezas artísticas con que volverá a contar la parroquia de la Divina Pastora pueden contemplarse en la exposición Tesoros de Capuchinos, mientras las hermandades permanecen en distintos templos. Prendimiento y Dulce Nombre deberán volver a sus sedes provisionales tras procesionar en Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios