Bretón mantiene ante su mujer que perdió a sus hijos en el parque

  • Ruth Ortiz se encontró voluntariamente con el padre de sus hijos hace una semana en la prisión de Alcolea, pero no logró arrancarle el paradero de los críos.

Comentarios 2

El pasado 28 de diciembre, hace justo una semana, Ruth Ortiz y José Bretón, padres de los hermanos desaparecidos en Córdoba el pasado 8 de octubre, volvieron a verse las caras. No lo hacían desde que el 7 de octubre Bretón forzara una reconciliación con su mujer que resultó infructuosa. Así lo confirmó ayer la portavoz de la familia materna de los menores, Esther Chaves, que aseguró que ella misma acompañó a la madre de los críos -junto con un hermano de ésta- a la prisión cordobesa de Alcolea donde Bretón se encuentra recluido desde el 21 de octubre acusado de un delito de detención ilegal. Ruth Ortiz acudió a la cita "libre y voluntariamente", justo en el momento en que lo estimó oportuno "y se encontraba con fuerzas para hacerlo".

La entrevista se produjo en el locutorio del centro penitenciario. Durante alrededor de una hora, Ruth Ortiz trató de hacer entrar en razón al que todavía es su marido, pero no logró que le confesara el paradero de los niños, que tienen seis y dos años. Poco ha trascendido de lo que hablaron. Chaves dejó claro ayer que no entrará en detalles para proteger la intimidad de los interlocutores, aunque sí concluyó que "seguimos sin saber dónde están los niños y sin tener una versión coherente de qué ocurrió ese día". Es decir, Bretón se mantuvo firme en que los perdió de vista en el parque Cruz Conde de Córdoba. Para la familia materna era "previsible", que no se le "iba a sacar nada", según la portavoz.

Aunque no quiso confirmar si es cierto o no que Bretón indicó a su mujer en el encuentro que "los niños están bien", Esther Chaves sí se preguntó que, de ser cierto, "¿cómo sabe si están bien una persona que se supone que ha perdido a sus hijos?". La portavoz de los Ortiz cree a pies juntillas que "alguien tiene que tener alguna pista, que haber visto algo", por lo que solicitó encarecidamente la colaboración ciudadana para que la familia no tenga que vivir el calvario de la de Marta del Castillo, "que no tengamos que esperar tres años para que una persona hable", dijo en clara referencia al taxista que declaró en los últimos días del juicio contra Miguel Carcaño. Insistió en que, "si alguien tiene algo que cree que no tiene importancia y no lo ha dicho, pues lo tiene que decir porque es esencial, ya que dos niños no pueden salir de una ciudad como Huelva, llegar Córdoba y que se los trague la ciudad".

Teniendo en cuenta la cercanía de Portugal, la madre de los niños y varios familiares dedicaron la jornada del lunes a repartir carteles por varias localidades lusas, donde pese a la orden internacional de búsqueda lanzada por la Interpol "todavía hay mucha gente que no sabe que están desaparecidos". Para la familia tiene lógica pensar que pueden estar secuestrados en algún lugar de Portugal.

Ayer trascendió además que José Bretón mantiene una huelga de hambre encubierta desde el pasado 22 de diciembre. La opinión de Chaves al respecto es que "él tiene ese derecho constitucional, pero ¿y el de los niños a su infancia, a jugar y a una educación? Él tiene el derecho a escoger si quiere o no comer. Pero no sabemos si sus hijos están comiendo o no".

Al hilo de esto, y según indicó ayer Abc, Bretón presentó el 30 de diciembre una instancia en la prisión en la que escribió: "No me encuentro en huelga de hambre, ya que nunca lo he estado". De este modo pretendía eludir que los médicos le realizaran análisis o le controlaran el peso, después de que los presos de confianza que convivían con él comunicaran a la dirección de la cárcel que estaba tirando la comida y perdiendo kilos a marchas forzadas. Bretón alegó que no comía porque tenía la garganta mal y le costaba tragar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios