Socialistas y populares afilan sus ataques contra la "corrupción" del adversario

  • El PSOE arremete contra dirigentes del PP-A, a los que exige que expliquen la modificación de facturas de su partido con una sociedad de la trama Gürtel · El PP-A reacciona con la ampliación de querellas

Comentarios 11

Fuego a discreción. Hay que hacer blanco. Esa parece la orden dada desde San Vicente (sede central del PSOE andaluz) y desde San Fernando (la de su adversario, el PP-A). Los dos partidos han recrudecido su enfrentamiento con vistas a la cita electoral del 22-M, en un adelanto de lo que será la posterior gran batalla de las autonómicas.

Socialistas y populares han encontrado en la "corrupción" del otro la munición con la que atacar al adversario, y los discursos de de ambos bandos son cada vez más afilados. A la ofensiva de los ERE emprendida por el PP ha contraatacado el PSOE con la trama Gürtel, convencido de la implicación en ella de varios dirigentes populares, entre ellos su líder, Javier Arenas.

Un ejemplo: Gaspar Zarrías. El secretario de Estado de Cooperación Territorial, proclamó ayer en Vélez-Málaga que el hallazgo por parte de la Agencia Tributaria de facturas irregulares vinculadas supuestamente a la campaña electoral del PP-A en 2003 y abonadas a Rialgreen,empresas a la que se relaciona con la trama Gürtel, "confirman lo que era un indicio más que racional, que la red Gürtel no se paró en Despeñaperros y penetró con fuerza en Andalucía". Para Zarrías, este hallazgo implica la existencia "de indicios más que racionales de un presunto delito de financiación ilegal del PP y de delito electoral, por lo que estamos hablando de temas muy graves".

"Ya no es solamente que aparezca Ricardo Tarno [vicesecretario general del PP-A] en la contabilidad B de la trama Gürtel, ya no son las contrataciones que hizo la alcaldesa de Jerez y hoy candidata a la Alcaldía por el PP, María José García Pelayo, sino que estamos ante un presunto delito electoral y de financiación ilegal, y el PP ya no puede mirar a otro sitio", dijo el secretario de Estado.

Zarrías exigió a Arenas, "que se deje de milongas y de mezclar temas familiares para intentar arañar votos, y que él, que pide explicaciones a todos y por todo, en esta ocasión las dé, porque estamos ante un hecho gravísimo".

Al bombardeo socialista con la misma munición Gürtel contra las filas del PP-A contribuyeron también el portavoz en el Parlamento, Mario Jiménez, y la secretaria de Organización, Susana Díaz, que emplazaron a los dirigentes populares Ricardo Tarno y Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, a dar explicaciones sobre esas "facturas irregulares" de Rialgreen. También debe darlas Arenas, sostienen los socialistas, "sobre lo que claramente aparece como una trama de financiación con un sistema de falsificación de facturas", lo que conllevaría un "posible delito y fraude electoral". Jiménez fue más lejos y afirmó que el caso "viene a confirmar lo que venimos diciendo en el PSOE desde hace semanas, que el PP andaluz y sus máximos dirigentes están metidos hasta las cejas en la trama Gürtel".

La reacción en las filas populares fue inmediata, con el anuncio por parte de Tarno de que el PP seguirá ampliando la querella que tiene presentada ante los tribunales contra diferentes dirigentes del PSOE andaluz por sus acusaciones vinculando a su formación popular con la trama Gürtel, "sin tener ningún tipo de prueba". El número tres del PP-A considera que "la pareja Jiménez-Díaz, en vez de preocuparse por este asunto debería hacerlo por que cada vez haya más dirigentes socialistas, incluidos consejeros y diputados, en el caso de los expedientes de regulación de empleo, donde sí que hay una retahíla de delitos".

"Mientras que estos señores sigan acusando al PP andaluz sin ningún tipo de prueba la respuesta que obtendrán será la ampliación de la querella que ya existe contra ellos", afirmó Tarno, quien añadió que "por mucho que mientan, difamen e insulten no van a conseguir cambiar la opinión de los andaluces sobre lo que ha pasado en torno a los ERE, que no es otra que los dirigentes socialistas han perdido la cabeza".

El PP de Huelva calificó a Jiménez de "calumniador profesional y cuentacuentos oficial del PSOE" y señaló que sus declaraciones son "fruto de su desesperación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios