La detención de Enciso pone fin a una malversación de 150 millones en seis años

  • Las cantidades se blanqueaban en empresas tapadera de Madrid, Sevilla y Almería

La detención del alcalde de El Ejido (Almería), Juan Enciso, rompe un negocio con sede en el Ayuntamiento de la localidad en el que se habrían llegado a malversar hasta 150 millones a lo largo de seis años. Si el Ayuntamiento aparece como la central, las empresas ficticias creadas como subcontratas por los implicados en la trama eran las encargadas de blanquear el dinero.

A las siete de la mañana de ayer se truncaba, de momento, la carrera de Enciso, indiscutible en la Alcaldía ejidense -primero con el PP y posteriormente con el PAL- desde 1991. A esa hora, agentes de la Policía irrumpen en su domicilio, al tiempo que otros lo hacen en el Ayuntamiento.

Otros detenidos son el interventor del Consistorio y hombre de confianza de Enciso, José Alemán; el gerente de Elsur, Mario Pulido; y la mujer del alcalde, que prestó declaración por su presunta vinculación en la trama de blanqueo de capitales al aparecer su nombre como titular de varias de las sociedades investigadas. También fue detenido un empresario en Madrid.

La denuncia investigada por la juez Montserrat Peña recoge que la mujer del alcalde de El Ejido figura como administradora única o representante legal de, al menos, dos sociedades vinculadas al Ayuntamiento del Poniente almeriense por la prestación de servicios públicos.

Al mediodía, cinco concejales de la Corporación, Gerardo Palmero (Cultura), Aurora Amador (Transformación Social), José Lázaro (Comercio), Mari Carmen Fernández (Turismo) y Juan Baños (Juventud), abandonaron las dependencias del Ayuntamiento y se dirigieron a la sede del PAL.

El concejal de Obras Públicas, Ignacio Berenguel, el secretario del Ayuntamiento y la secretaria personal del alcalde salieron del Ayuntamiento pasadas las 15:15, sólo unos minutos antes de que lo hiciera el yerno de Enciso y coordinador del Área de Participación y Mujer, Joaquín Daza.

Nadie dio detalles de lo que ocurría en el interior. Con la mirada baja y el gesto serio, unos a pie y otros en coche, abandonaron las inmediaciones de la plaza mayor. Ignacio Berenguel, concejal de Obras Públicas, aseguró que "la Policía comenzó a registrar el Ayuntamiento a primera hora de la mañana sin saber aún las causas", tras lo que confirmó que "en el interior ya no estaban ni el alcalde ni el interventor", pero que "no sé exactamente dónde se encuentran", dijo.

La concejal de Urbanismo, Adela Cantón, fue la última edil del equipo de Gobierno en abandonar las dependencias municipales y lo hizo en coche sobre las 18:30.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios