Se eleva a diez el número de detenidos por el secuestro del empresario sanluqueño

  • Rafael Ávila fue hallado por agentes del GEO en un chalé de Almonte encadenado y tirado en un colchón

Una rápida intervención de diez agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía permitió rescatar alrededor de las 2:15 horas de hoy al empresario de Sanlúcar de Barrameda Rafael Ávila Tirado, quien permanecía secuestrado en un chalé del término municipal de Ayamonte (Huelva). Los miembros del GEO encontraron al empresario en una caseta a espaldas de la casa, de poco más de 2 metros cuadrados, encadenado y tirado en un colchón sucio, informaron a Europa Press fuentes policiales.

La investigación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía había logrado localizar el lugar exacto donde se encontraba el secuestrado. Las fuentes consultadas por Europa Press aseguraron que éste no había sido el único lugar donde había permanecido retenido sino que los secuestradores le habían cambiado en más de una ocasión de sitio, según se iban haciendo públicas noticias sobre el secuestro.

Los agentes especiales de asalto vieron dificultada su labor porque el chalé contaba con cámaras de seguridad y un buen número de perros de presa. Sin embargo, la rapidez del asalto evitó que pudieran huir los dos secuestradores, que guardaban en el interior de la casa armas de fuego simuladas.

Rafael Ávila Tirado se encontraba durmiendo cuando comenzó a oir las voces que los 'geo' dirigían a los secuestradores. En los primeros momentos se mostró conmocionado ante la presencia policial, pero cuando se percató de que estaba siendo liberado no paró de dar las gracias a los agentes. 

La operación continúa abierta y además de los dos captores han sido detenidas por el momento otras ocho personas en Madrid y Sevilla. Las fuentes consultadas aseguraron que la banda de secuestradores ha utilizado un sistema de «círculos concéntricos» para contactar con la familia y pedirla el rescate.

De esta forma, se habrían servido de personas y empresarios del mismo sector que el secuestrado que mantendrían una relación personal alejada, para que fueran contactando con otras cada vez más cercanas a los familiares hasta llegar a trasladarles a éstos el importe del rescate y exigir su pago. La investigación por parte de la UDEV de esa línea seguida por los secuestradores llevó finalmente a buen puerto la investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios