El empleo sin declarar supone más de 1.100 millones de euros al año

  • La economía sumergida supone el 26% del PIB de Córdoba, que es la segunda provincia andaluza con más fraude · La agricultura o el turismo son los que propician un mayor número los trabajos irregulares

Comentarios 8

El fraude sigue siendo un problema que está íntimamente ligado con la economía cordobesa. Así al menos se desprende de los datos aportados por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en los que se apunta que el dinero no declarado alcanza los 3.392 millones de euros al año en la provincia. La mayoría de esta cantidad procede de los fraudes tributarios que realizan las empresas como ocultar parte de las ventas y cobros, recibiendo facturas falsas o simulando gastos de mayor importe. No obstante, uno de cada tres euros defraudados llegan directamente de los empleos que se realizan de forma irregular y que en los últimos años han aflorado por la crisis. En concreto, el empleo sumergido supone 1.146 millones de euros en Córdoba, según el informe de Gestha.

El presidente de los Técnicos de Hacienda, José María Mollinedo, apuntó que el peso de la economía sumergida en el conjunto de la provincia se puede ver de forma clara con este dato. Entre 2007 y 2009 se ha producido una pérdida en la recaudación de la Seguridad Social por parte de trabajadores y empresas del 45%. Sin embargo la caída de la economía no ha llegado hasta tal nivel, según recordó Mollinedo, en parte porque muchos de los que declaran estar en paro realizan trabajos de forma fraudulenta. De hecho, tres de cada diez parados en la provincia ya no reciben ningún tipo de prestación, una situación que obliga a muchos a caer en este tipo de irregularidades simplemente para seguir pagando la hipoteca o el recibo de la luz. Y es que, en los últimos tres años "ha aflorado" el empleo sumergido, según reconoció Mollinedo, por la actual coyuntura económica.

Entre el fraude laboral y el tributario que cometen las empresas, Córdoba suma 3.392 millones de euros de economía sumergida al año, como ya se ha apuntado. Esta cantidad supone un 26% del total del Producto Interior Bruto (PIB) de la provincia, el mayor porcentaje de Andalucía tras Huelva, donde el peso de la actividad irregular es del 30,7%. Aunque siempre se ha apuntado a la joyería como uno de los sectores con más episodios de economía sumergida, lo cierto es que si se analiza el empleo, Mollinedo apuntó más a sectores como la agricultura o la ganadería, además del turismo, como las claves para entender el fraude en el terreno laboral. Se trata de puestos de trabajo "eventuales, sin permanencia" donde hay mayor facilidad para realizar una actividad sin declarar.

Con un control más exhaustivo de las medidas fiscales se podría revertir una gran cantidad a las arcas provinciales. Según las estimaciones de Gestha, sólo si se redujese la economía sumergida en diez puntos (sin llegar a la situación ideal de eliminar por completo esta práctica) la recaudación por cuotas sociales de trabajadores se incrementaría en 156.346 euros al año. En total, suponiendo también que se redujera la estafa tributaria, se podrían sumar 462.733 euros cada ejercicio. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios