Vuelta a Andalucía

Contador pesca en río revuelto

  • El jefe del Tinkoff-Saxo se convirtió en el primer líder de la Ruta del Sol. El holandés Ligthart y el jiennense Moreno fueron los ganadores de los dos sectores de la primera etapa.

Comentarios 3

Contador se vistió con el jersey de líder la Vuelta a Andalucía tras la disputa de la doble etapa de la primera jornada, merced a su cuarto puesto en el segundo sector contrarreloj en Coria del Río (Sevilla) y el decimonoveno lugar en la dura etapa matinal con final en Hinojos e inicio en La Rábida, punto de partida que evocaba a las grandes aventuras del mar: una réplica de la nao Santa María recogía la firma de los ciclistas al inicio.

La primera jornada constó de un doble sector. Por la mañana, los 118 kilómetros entre La Rábida y final en Hinojos daban el pistoletazo de salida a la 61 la Ruta del Sol. El escaso metraje permitió que muchos ciclistas llegaran con fuerzas a la parte final. Los últimos 20 kilómetros se convirtieron en una verdadera tempestad. El temor por el viento y las caídas provocaron estragos en el pelotón.

Un primer aviso serio ocurrió en el descenso del último escollo del día, una pequeña cota en dirección a Hinojos de escasos dos kilómetros. Varios componentes del Giant y el Sky se fueron al suelo buscando la posición ideal para sus velocistas. Aún faltaban ocho kilómetros y otro accidente. Más grave e importante sería una caída masiva ocurrida a cuatro kilómetros de la meta. Todos los equipos tomaban posiciones en el grupo y la tensión propia del momento propició que Blel Kadri (Ag2r La Mondiale) perdiera el control de su bicicleta. Su colocación delantera en el lote hizo un importante corte. Sólo unos cuarenta ciclistas de los 153 del pelotón salvaron la caída para disputarse el triunfo ene l primer sector.

La oportunidad la aprovechó Pim Ligthart, un holandés de 26 años del Lotto Soudal. Con una victoria este año, conseguida en el Gran Premio de la Marsellesa, certificó su gran estado forma con un ataque a 1,6 kilómetros de la llegada que le dio al triunfo. Los equipos, sumidos en el descontrol de la caída, no pudieron hacer nada para recolocar a sus esprínters y el más valiente se llevó el premio. El parte de bajas y afectados fue notable, entre ellos el gaditano Juan José Lobato. Alberto Contador, Chris Froome, Romain Bardet y Beñat Intxausti fueron los ciclistas más notorios de cara a la general que no perdieron tiempo.

Las heridas de guerra aún eran visibles en el cuerpo de muchos corredores tres horas después, ya en las calles de Coria del Río, localidad que recogía el testigo en esta novedosa jornada inaugural de la prueba con dos etapas. La localidad sevillana albergó una contrarreloj, casi un prólogo si no fuese por que antes los ciclistas ya habían dado pedaladas, de 8,2 kilómetros por las calles de la población sevillana: perfil de fuerza, con dos repechos importantes y muchas curvas.

La mayoría de los ciclistas habían dejado sus opciones en la general de lado. Uno de ellos era Javier Moreno (Movistar), jiennense de 30 años, el corredor con más participaciones en la Vuelta a Andalucía. Su octava presencia la adornó con un espectacular triunfo en la crono con un tiempo de 9.51 minutos. Grandes rodadores como Sylvain Chavanel (campeón de Francia contrarreloj) o Vasil Kiryienka (cuarto clasificado en el mundial 2014 de contrarreloj) no se acercaron a su registro.

El tiempo cobró relevancia al dejar a Froome a 14 segundos. La victoria era más que posible. La llegada de Contador, cuarto a seis segundos, la hizo realidad. Moreno conseguía así un premio que le hizo olvidar una mañana en la que perdió sus opciones de cara a la general.

Alberto Contador, por otro lado, sí aprovechó su buena actuación para alzarse con el maillot de líder. Eso sí, igualado con el mismo tiempo con Bob Jungels (Trek Factory). El español empieza el 2015 como acabó el 2014, de líder y de rojo. En su particular duelo con Froome, golpeó primero.

La segunda etapa se desarrolla hoy entre Utrera y Lucena (192 kilómetros). Tiene como principal aliciente el puerto de tercera categoría, el Alto de Primera Cruz, a nueve kilómetros de meta. Los ciclistas intentarán aprovechar las rampas de esa cota para atacar, aunque los velocistas tienen más opciones de disputarse el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios