Esperando la ola perfecta

  • Plaza y sus jugadores confían en que la Copa suponga un punto culminante de inspiración y recalcan que aún no ha llegado ese partido completo durante 40 minutos que se necesita

La Copa del Rey está a 10 días vista y las fotos de la Playa de las Canteras ayer en la presentación de la Fan Zone en Las Palmas ponen los dientes largos a los que la semana que viene no estarán en la capital grancanaria. No se deben descuidar los dos compromisos en tierras vascas de esta semana, en Vitoria el Unicaja se puede reenganchar a la Euroliga y en San Sebastián solidificar el liderato de la ACB. Pero en el ambiente flota que ahí está la Copa. Jugadores y Plaza no lo admiten públicamente pero cuando se les pregunta por el torneo del KO se les escapa una sonrisa.

El técnico y la plantilla, también, recuerdan en cada comparencia cuando se les cuestiona por el techo del equipo que aún no han jugado un partido completo 40 minutos. Quizá el que más se le aproximó fue el de Barcelona por continuidad ofensiva. Abrines evitó con ese inverosímil triple el triunfo malagueño. El Unicaja espera el partido perfecto como el surfero que espera la ola buena. El asunto es que coincida el siguiente fin de semana en Las Palmas, de jueves a domingo.

El Unicaja ofreció en el partido ante el Joventut síntomas mejores en las últimas semanas, la sensación de que los roles están cada día más definidos. La llegada de Germán ha despertado a Green, Markovic exhibe un mejor momento de forma y se atreve a atacar el aro incluso, Stefansson eleva su confianza. Por decir tres casos de jugadores no capitales en la estructura del equipo hasta ahora. Granger, Suárez y Fran, la tríada de confianza de Joan Plaza, están en buena onda. A partir de ahí se le pueden sumar los variados especialistas.

Parte de esa ola buena que se espera debe llegar de la mano de Toolson y Vasileiadis, con puntos que, sobre todo en el caso del griego, se resisten a caer con fruición. Ofrece una línea ascendente en los últimos encuentros, con mayor tiempo en pista del entrenador porque le da los mínimos defensivos que exige. Si los dos coinciden con manos calientes, hasta ahora no se ha visto, ese día puede llegar.

Plaza va sacando muestrario trabajado durante el otoño y el invierno. Por ejemplo, las agresivas defensas de 2x1 que empleaba el año pasado desde el principio. Se ve hasta al propio Golubovic, el jugador de movimientos menos ágiles de la plantilla por su fisonomía, salir más allá del triple. Síntoma de la confianza del entrenador en los conceptos digeridos por sus hombres en este periodo. También ha enseñado alguna zona sin insistir demasiado en ellas. Están preparadas para emplearse en partidos trascendentes.

En ataque el equipo sigue con periódicos colapsos como el del tercer cuarto ante el Joventut. "Siempre en el tercer cuarto", decía como autocrítica Jon Stefansson tras el partido. Es un detalle básico a corregir para que salga el partido perfecto que se exigen Plaza y sus jugadores. Ahí radicará el acierto en los triples. El Unicaja es el cuarto mejor en la Liga Endesa (37.3%) al tiempo que es el segundo peor de la Euroliga (29.1%), sólo rebajado por el Estrella Roja.

El equipo vuelve hoy al tajo tras el descanso de ayer en el que fue el último día completo de receso antes de que termine su participación en la Copa del Rey. Con la confianza en que la conjunción de los biorritmos altos de produzca en uno de los momentos culminantes de la temporada, el Unicaja trabaja mientras le llega la inspiración. La ola perfecta en forma de partido perfecto puede llegar la próxima semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios