Galatto aterriza hoy, Rubén se aleja y Rui Patricio y Coltorti suenan como alternativa

  • Hasta entonces, los canteranos Fran, Pol Freixenet y Sandro acompañana a Arnau

Antes del final de esta semana, Arnau tendrá un nuevo competidor en la meta blanquiazul. Parecía que incluso se podría cerrar por completo la nómina de porteros, pero el alejamiento de las posturas por Rubén hace que Galatto vaya a ser la primera confirmación en esta posición de cara a la temporada venidera.

El brasileño, tras caer derrotado anoche con el Litex Lovech (3-1) ante el Zilina eslovaco en la previa de la Liga de Campeones, aterrizará hoy en la Costa del Sol para cerrar su pase al Málaga. Con todas las partes de acuerdo, su llegada parece que no será un caso como el de Malagueño o Sebastián Fernández.

En cuanto a Rubén, el tiempo no está favoreciendo a la resolución de la negociación. De hecho, lo acontecido en estas fechas en Cartagena aleja más al guardameta de La Rosaleda. Y es que, según fuentes cercanas al club murciano, el presidente Francisco Gómez no cederá ni un ápice y sólo vendería al jugador por una cantidad irrechazable, debido a las presiones recibidas por la afición cartaginesa. Además, la estrategia de Martiricos de cara a reforzar la portería es clara y el límite por el segundo portero ya está marcado.

En consonancia con esto último, el futuro del portugués Rui Patricio y del suizo Coltorti han sido ligados al Málaga, según publicaron ayer el diario luso A Bola y Alerta de Cantabria, respectivamente.

Mientras se define esta faceta, el protagonismo recae en los guardametas canteranos: Fran, Pol y Sandro. En el caso del primero, atraviesa ya su cuarta pretemporada con el primer equipo, aunque como cada final de verano prevé que su destino será el Atlético Malagueño: "Como reto personal siempre he tenido la ilusión de estar aquí. Sé que mi equipo es el filial y me dejare la piel por ellos, y cuando me toque jugar aquí, pues igual".

Pol Freixenet, por su parte, recaló esta campaña en el filial del Málaga tras abandonar el Espanyol. Sin embargo, a los pocos días de estar en Benahavís, sufrió una lesión que le impidió completar la estadía en la localidad costasoleña. "He tenido mala suerte en este aspecto. Espero, cuando vuelva, estar al máximo e ir a por todas. Me sentó mal lo de caer lesionado, porque es una oportunidad casi única en la vida que hay que aprovechar, aunque espero que no sea mi ultima pretemporada", confesó el catalán.

De los tres, Pol es el único que ha tenido que vivir una adaptación, en este caso tanto al club como a la ciudad. "Es similar a Cataluña, aunque allí el calor se notaba incluso más", aseveró.

En cuanto al benjamín de la terna de guardametas, Sandro, ha vivido en estos dos últimos años una evolución meteórica que culminó el martes con su primer entrenamiento con el plantel malaguista. "Me llamó Rafa Gil [técnico del filial] y me dijo que aprovechara la oportunidad, que es muy bonita y hay pocas en la vida", confiesa el del filial. El jugador, formado en las categorías inferiores del Tiro de Pichón, militó la temporada pasada en el Nacional del Málaga y este año es parte de la pretemporada del Atlético Malagueño.

Sandro, que no pudo evitar señalar a Iker Casillas como su referencia bajo palos, se definió como "un guardameta humilde, trabajador y con ganas de aprender".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios