Mateo: "No tuvimos la actitud requerida"

  • El técnico asume la responsabilidad: "O es culpa mía por no haber transmitido la importancia del duelo o esa euforia que rodeaba al equipo ha calado en el vestuario"

Seguramente fue la derrota más dura de la era Chus Mateo. Por la manera, por el momento. También se recibió un repaso en Atenas, pero las circunstancias y el rival, evidentemente, cambian. Mateo compareció sereno, asumió la culpa propia y la de su equipo y esbozó el deseo de que no vuelva a ocurrir y de que sirva de lección para su equipo y también para un entorno que había lanzado las campanas al vuelo.

"Seguramente la razón de esta derrota es, justamente, que nadie esperaba esto. O es culpa mía por no haber transmitido la importancia del partido o esa euforia que igual viene rodeando al equipo se ha transmitido y ha calado en el vestuario. La ACB es muy complicada, sobre todo jugando fuera de casa. No hemos tenido la actitud requerida, hemos sido incapaces de parar al equipo contrario, a sus puntales. Salgado y Panko jugaron un partidazo. Y mucha parte de culpa es nuestra. Creíamos que el equipo iba a ganar porque habíamos sido un buen equipo en los últimos cinco partidos. El miedo que yo tenía era que la euforia se trasladara al vestuario y ha ocurrido".

Mateo, eso sí, también quiso advertir de que este traspié tampoco puede ser una piedra en el camino de su equipo: "Tampoco ahora podemos caer en la depresión. Tenemos nuestras opciones siempre y vamos a seguir entrenando y jugando duro para acceder a los playoff. Bajo ningún concepto tenemos que pensar en un partido como el de hoy -por ayer- en el que podamos ganar sin luchar. En algún momento se podía haber dado algo más, más allá de que ellos hayan estado más acertados".

El técnico madrileño esperaba que la imagen de sus jugadores no se vuelva a repetir: "Ha dado una sensación rara el equipo. Éramos incapaces de aguantar una defensa sin falta o canasta rival. Esta sensación no la había tenido nunca hasta ahora. Es muy peligroso ser tan optimistas con el equipo, es lógico porque todo el mundo desea que salga bien. Pero hay que tener los pies en el suelo. Quedan cinco partidos de liga regular, hay que luchar cada duelo y no dar por hecho que vamos a ganar partidos que aún no se han jugado".

Mateo ahondó en temas más técnicos y tácticos: "Hemos hecho un 2/16 en tiros de tres. No es normal que lo hagamos, pero me preocupa más el 58% en tiros de dos y el 52% en triples suyo. Puedo entender la falta de acierto, es normal tener un día malo, pero hay que defender siempre. Hemos estado todos en un partido para olvidar, sin excepciones. Joel Freeland ha lucido un poco más, pero no hemos estado a la altura. No podemos volver al pesimismo extremo. Hemos jugado ante un rival que tenía mucha más hambre que nosotros hoy y eso no puede volver a suceder".

"En el segundo cuarto dábamos la sensación de que volvíamos, a Sinanovic le han pitado la tercera y nos hemos descentrado, pero no es esa la causa de la derrota. Ha sido una salida de tercer cuarto horrible, con 20 abajo rápido. Hemos cambiado la defensa, hemos arriesgado, pero nada ha salido", remató Chus Mateo.

No es noticia que Joel Freeland complete grandes actuaciones, es una tónica. Durante su estancia en Málaga no ha parado de progresar y su límite se adivina lejanísimo. En un partido para olvidar del resto de sus compañeros, mostró retazos de dignidad. Se le suele reprochar que es un jugador débil mentalmente, que se desconcentra con facilidad. Actuaciones como la de ayer deben desterrar ese prejuicio y recordar que estamos ante el jugador que probablemente sea el líder del Unicaja hasta que se marche a la NBA, su sitio natural por talento.

En medio del marasmo, Freeland anotó nueve de los primeros 11 de su equipo. En total, sumó 26 tantos con una serie irreprochable en el lanzamiento (10/12 en tiros de dos, 1/2 en triples y 3/4 en libres), ocho rebotes (dos en ataque) y 35 tanto de valoración. Son sus máximos registros con la camiseta del Unicaja en puntos valoración y canastas de dos (10) anotadas. Lástima que la enésima exhibición del inglés, es la 31ª vez desde que llegó a Málaga en la que es el jugador más valorado del equipo, no fuera acompañada de la actuación del resto de compañeros. Las molestias que le convirtieron en duda en el partido ante el DKV ya son historia.

Afortunadamente, los otros resultados acompañaron y el Unicaja seguirá instalado una jornada más en la zona de play off. El Blancos de Rueda perdió en su cancha ante el CB Granada y el Cajasol, que está ya a una distancia casi irrecuperable, en la pista del Menorca. Es decir, victorias de los dos colistas, que recuerdan que están vivos y que dan atractivo a los próximos encuentros que disputen. No hay momento en el que relajarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios