Mismo sistema, otro concepto

  • Si analizamos el planteamiento y el perfil de jugadores alineados ante el Valencia respecto al de encuentros anteriores no cambió gran cosa La mejora residió esencialmente en el concepto de ataque, el lunes se crearon cinco o seis ocasiones claras, ausentes en los anteriores duelos

SE celebra la victoria y el juego desplegado por el Málaga ante todo un Valencia, de nivel Champions. Pero si analizamos realmente el planteamiento, sistema y perfil de jugadores en partidos anteriores no cambia gran cosa respecto al lunes. Creo que la mejora reside en el concepto, principalmente de ataque. El Málaga logró pocos goles en anteriores partidos porque generó pocas ocasiones y ante el Valencia disfrutó de cinco o seis ocasiones claras. El cambio esencial reside en las bandas. Por ahí consiguió superar a su rival y generar situaciones de peligro.

Creo que en gran medida el bajón que ha sufrido el equipo en ataque en el mes de enero se debió principalmente al momento de forma que vivían tanto Samu como Castillejo y el lunes vimos una versión totalmente diferente de los dos. El de Huelin fue todo electricidad, lanzó diagonales, resultó muy móvil en las zonas de ataque y condujo con gran criterio los contragolpes que demandaba el equipo para hacer daño al Valencia. Samu, por su parte, fue el auténtico director de orquesta. Hizo de mediapunta de último pase pero en situaciones de banda. Él tiene mucha relación con el gol y los ha metido en momentos importantes, pero no le recuerdo un partido en el que tuviese tanta trascendencia en el juego.

El Málaga salió con su sistema habitual 1-4-2-3-1. En defensa se incluyeron dos novedades, la vuelta de Sergio Sánchez y la inclusión de Boka, que aporta mayor potencia y vigor que Antunes. Sí fue clave la línea del medio, donde Camacho y Darder formaron un tándem perfecto. A veces se colocaban como doble pivote y en otras el mallorquín equilibraba dando más profundidad en el centro.

En la zona de arriba, creo que Javi Guerra va a dotar al Málaga de mejor juego combinativo. Provoca muchas situaciones en banda. Y además tengo la sensación de que tiene un feeling especial con Juanmi y esto para asociarse es vital.

El Valencia salió con 1-4-4-2, donde Parejo realizó funciones de falso extremo y por ahí el Málaga hizo sufrir mucho a Cancelo, no en vano acabaría expulsado. Tras el empuje inicial con una gran presión del equipo valencianista, el Málaga tomó el mando y demostró sacar todo el abanico de posibilidades que tiene en ataque: balón directo a la espalda de laterales, situaciones de centro y remate tras recibir el punta y asociaciones por dentro con gran movilidad de los extremos.

En el segundo tiempo, el Málaga demostró una gran sed de victoria yendo por el partido de manera descarada, sin especulaciones como algún partido anterior, defendiendo bien y realizando buenas transiciones, acumulando hombres en situaciones de ataque.

En la recta final, el Valencia colocó tres jugadores de ataque pero en ningún momento consiguió Nuno equilibrar el equipo para superar en alguna de las líneas del campo a los jugadores blanquiazules, entre los que me quedó un buen sabor por ver de nuevo al mejor Amrabat, aunque sólo fuese por un rato.

¿Qué nos queda esperar hasta final de temporada? ¿Se puede combatir por Europa? Tenemos que ser realistas con la situación y posibilidades del equipo. Estamos ante el rendimiento óptimo del equipo. Hay que tener claro que si se continúa con esa seguridad defensiva y generando ocasiones provocadas principalmente por la movilidad y capacidad de asociación de los de arriba se podrá pelear por ese reto y esa ilusión, sin olvidar de dónde se viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios