Cuando la calidad define los partidos

  • Duda, Apoño y Baptista cogieron las riendas del centro del campo y Caballero y Demichelis las de la retaguardia

El Málaga salió airoso de una final en El Sardinero. Destacaron las actuaciones individuales de los hombre de calidad en el centro del campo. Apoño, Baptista y Duda lucieron galones y estuvieron bien acompañados por el canterano Recio, al que le sigue faltando fondo de armario. También lo hicieron atrás Caballero y Demichelis, aunque bien es cierto que sus acompañantes simplemente aprobaron. Esto no implica que su trabajo esté exento de esfuerzo y compromiso.

Para Rondón y Sebastián Fernández fue la cara y la cruz. El primero no marcó pese a disponer de dos ocasiones claras mientras que al charrúa le bastó una presencia en el área chica para enchufarla. Sólo coincidieron en una cosa: apenas se les vio celebrar el gol de Baptista. Concentración o típica envidia sana de goleadores. En cualquier caso, la nave blanquiazul endereza su rumbo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios