Copa del rey

El duelo más tenso de Messi y Cristiano

  • Aunque ya saben lo que es enfrentarse en una final, el nuevo duelo de los dos mejores jugadores del mundo no tiene precedentes.

Comentarios 3

Es cierto que ya saben lo que es medirse en una final, pero la tensión del duelo que protagonizarán mañana el argentinoLeo Messi y elCristiano Ronaldo no tiene precedentes.

"Queremos ganar esta Copa", dijo el argentino horas antes de la final que el Barcelona y el Real Madrid disputarán en Valencia por la Copa del rey.

La frase suena a obviedad, pero para Cristiano es una amenaza en toda regla: lleva cinco derrotas y un empate ante el Barcelona de Messi desde que dejó el Manchester United para vestirse de blanco.

Messi, en cambio, ganó cuatro de las cinco finales que jugó con el Barcelona, todas en 2009: Copa del rey, Liga de Campeones, Súpercopa de Europa y Mundial de Clubes.

"Messi nunca falla", suele repetir su entrenador, Josep Guardiola, que mima con esmero al argentino. No come vidrio el ex mediocampista: sabe que con Messi tiene un regalo del cielo, la  oportunidad única de aprovechar la magia de un jugador que entrará en la historia grande del fútbol.

También mima a su estrella José Mourinho, el técnico del Real Madrid, a punto tal que algunas de sus frases sobre el portugués generaron molestia en el vestuario, donde se es consciente de que Cristiano Ronaldo es "el jugador".

El inolvidable gol de cabeza de Messi en la final de Roma no sólo desencajó el rostro del arquero Van der Saar: también se quedó instalado en la mente de Cristiano, "obsesionado", según publicó la semana pasada la prensa española, con imponerse en su duelo particular ante Messi.

Cristiano, siempre según lo publicado por El País, nunca llama a Messi por su nombre. Cuando se refiere al argentino habla, simplemente, de "el enano".

Pero el enano le viene sacando ventaja en todo: en cantidad de goles, en éxitos, en influencia en su equipo. Por eso fue tan importante para el portugués anotar de penalti el sábado en el 1-1 en el Bernabéu. Messi lo había hecho en el primer tiempo, y él no podía ser menos.

Ambos tienen por delante, el 27 de abril y el 3 de mayo, un doble duelo por las semifinales de la Liga de Campeones que se perfila como electrizante. Pero el maratón de cuatro partidos en 18 días sólo incluye uno en el que la ecuación se resume en éxito o fracaso: la final de la Copa del rey.

Así, los dos jugadores más populares del mundo saben que no hay espacio para el error. Mientras crecen los comentarios sobre insultos y empujones entre sus compañeros en el túnel del vestuario tras el empate del sábado, Messi y Cristiano viven un duelo aparte, una verdadera final dentro de la final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios