Con la resurrección de Salva en la memoria más reciente

  • El maño, con dos goles, dio el triunfo al Málaga contra el Almería en el único choque en Primera

La historia reciente de los enfrentamientos entre Málaga y Almería está regada de apariciones inesperadas. Aún se recuerda la de un imberbe Popo, quien, en la campaña 2006/2007, con los dos clubes en Segunda División, regalaba la victoria a los de Muñiz tras firmar una jugada en la que dejaba varios cadáveres rojiblancos por el camino. Otra, la más fresca en el recuerdo y que aún escuece a Hugo Sánchez, es la de un Salva que, martirizado por las lesiones, regresaba a la actividad con dos tantos que rubricaban una remontada que al descanso parecía imposible (3-2).

Esto acaeció la pasada temporada, en el que fue el único envite de ambos en Málaga en la máxima categoría del fútbol español. Todo lo demás es producto de enfrentamientos entre sus clubes predecesores en las categorías subsiguientes del fútbol español. En ellos, el Almería se mostró un peldaño superior: dos triunfos locales, por cuatro tablas y tres derrotas.

Para los anales de la Liga quedará el que iba a ser su primer duelo regional en Primera y acabó frustrado. Ocurrió en la 79/80, cuando la Federación clausuró La Rosaleda con un partido de sanción por incidentes en un choque anterior contra el Rayo Vallecano. El Málaga hizo caso omiso arguyendo que la notificación del cierre llegó tarde, así que sus jugadores se plantaron a la hora y fecha del partido a jugar en Martiricos. Paralelamente, el Almería se vestía de corto en el estadio El Mirador, de Algeciras. La solución fue dar por perdido el partido al Málaga por 0-1, quitarle tres puntos del casillero y propinarle una fuerte multa económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios