El viaje de Fran

  • La trayectoria del gallego, presente en el único título copero, desde Zaragoza hasta Las Palmas

En la sala de prensa del Martín Carpena hay fotos de los grandes momentos de la historia del club. En lugar privilegiado, la imagen de la Copa del Rey ganada en Zaragoza. No hay rastro en ella de Fran Vázquez, tampoco de Walter Herrmann. La explicación es que ambos estaban cortando las redes, tesoro que conservan a cambio de no estar en la gran foto de grupo del primer título nacional de la historia del Unicaja.

"La red está bien guardada", dice el pívot de Chantada: "Es cierto que me pasó esa vez pero en las otras he tenido suerte que he cortado y he salido en la foto (risas). Nunca se sabe, no se piensa en eso, pero espero que si llegue ese momento salga en la foto. Pero en mi cabeza sólo está Bilbao y nada más".

Entonces, Fran era un joven chaval de 21 años que aprovechó las lesiones de Zan Tabak para convertirse en capital en aquella plantilla. Acabó la temporada y fue drafteado por Orlando Magic en el número 11 y todo apuntaba a una fructífera carrera en la NBA, pero eligió quedarse en España, un año en el Akasvayu, previo pago de un millón largo de euros, y después en el Barcelona. Habrá quien piense que su carrera pudo ser superior, pero de azulgrana lo ganó todo y ahora sueña con retos grandes en verde. Por ejemplo, en Las Palmas, donde vivió un año muy bueno que le catapultó a la primera plantilla cajista definitivamente.

"Cada Copa es diferente y se vive de otra forma", opina el pívot gallego: "Se puede comparar la Copa del Rey de 2005 con la primera que gané con el Barcelona, ya que nos metimos en la última jornada para jugarla. Pero al final el único paralelismo que hay en todas esas copas es ése, el del triunfo, después son situaciones diferentes. Lo más importante es que lleguemos en buen momento y juguemos como sabemos. Da igual lo que hayas hecho en el pasado si en el momento de la verdad no estás al cien por cien".

Fran atesora cuatro copas, una con el Unicaja y tres con el Barça. Se le dan bien las fases finales. No en vano, sólo Navarro ha ganado más que él. Y el pívot del Unicaja ya es segundo en mates y tapones en la historia de la competición desde que se disputa en este forma. Y está tan cerca de los líderes que podría hacerse con un doble récord que confirmaría lo que ya está instalado en la memoria del aficionado: su capacidad aérea.

Con 21 tapones en sus 21 partidos de Copa, Fran Vázquez comparte la segunda posición con Juanan Morales, a solo uno de igualar a Fernando Romay, líder con 22. Dos tapones y el pívot de Chantada dejará atrás a su rival. Fran Vázquez también persigue el trono de mates, una clasificación en la que es segundo, solo superado por Boniface Ndong, también ex cajista. Los 26 de Ndong marcan cinco de ventaja sobre Vázquez, que hasta ahora ha sumado 21.

"He madurado bastante en el sentido como jugador completo", dice Fran Vázquez cuando se le cuestiona sobre qué diferencia hay entre aquel y éste jugador: "Pero sigo siendo el mismo: intimidador, ayudando en defensa y en ataque buscando mi oportunidad. En ese sentido Fran Vázquez sigue siendo el mismo pero más maduro".

Sergio Scariolo, su técnico entonces, remremoraba un triple que metió Fran Vázquez en la semifinal ante el Valencia que resultó determinante para la suerte del partido: "Entrenaba, le recuerdo, y metía muchos. Le recuerdo ese y otro que metió uno muy importante en la pista del Joventut en un momento decisivo. Con tiempo se atrevía bastante más y también en los ejercicios y con buen tino. Es verdad que después se alejó la línea algo, pero en partidos después se prodigó muy poco".

Fran ha afirmado repetidas veces que no se arrepiente de la decisión que tomó, que ha disfrutado del baloncesto en estos años jugando en Euroliga y que está ahora en Málaga, donde quiere. Convertido en bandera del club, pondera las opciones de hacer algo grande en la Copa. "Estar líderes nos da la confianza de que nuestro trabajo pues más o menos lo hacemos bien, aunque hay derrotas o hay partidos que no estamos al cien por cien, pero lo más importante es que llegamos en un buen momento. Hemos luchado para estar ahí arriba, día a día, con bajas sin bajas, momentos críticos. Hemos estado más concentrados y hemos sido más listos", dice Fran, que observa buenas vibraciones en el vestuario: "Yo creo que llegamos bien. No hemos preparado más para la Copa, nunca hemos dejado de competir en ningún partido, eso es lo positivo de este equipo: da igual en qué momento esté que siempre intentamos competir al cien por cien".

En la memoria colectiva está grabado el partido de la temporada pasada ante el CAI. "Para nosotros también fue una gran decepción, jugábamos en casa y a la primera de cambios irnos fue una desilusión, un chasco grande", admite Fran, que da la receta de lo que hay que hacer en esta edición: "Lo que no puede pasar este año es que hay que intentar no irse en ningún momento del partido, intentar controlar el tempo, recordar lo del año pasado y con esos conceptos podemos hacer muchas cosas. Pero ante todo hay que tener respeto hacia Bilbao".

El viaje de Fran desde Zaragoza a Las Palmas ha sido largo y fructífero. Pero siempre tiene hueco para una página más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios