Davos exige a Europa que despierte

  • EEUU, Japón y los emergentes reiteran que si la Eurozona eterniza su crisis la economía mundial se verá afectada · El Reino Unido condiciona su ayuda a un compromiso mayor de los países de la moneda única.

Los líderes políticos y económicos reunidos en Davos urgen a los países de la zona del euro a que solucionen sus problemas antes de comprometerse a aportar más dinero para rescatar a naciones con dificultades de financiación. En la recta final del Foro Económico Mundial, que se celebra en la ciudad suiza de Davos y que concluye hoy, ha quedado claro que la Eurozona es la mayor preocupación del resto de economías del mundo -EEUU, Japón y las emergentes-, que consideran que no ha hecho todavía suficiente por solucionar sus problemas.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, consideró ayer que "ningún país es inmune en la situación actual" y que es el momento de actuar. Lagarde instó a los países miembros de esta entidad financiera multilateral a "demostrar su apoyo" para contribuir a solucionar, con una mayor aportación económica, la crisis de deuda que atraviesa la zona euro. "Estoy aquí, como mi pequeña bolsa, para recaudar algo de dinero", manifestó Lagarde durante su participación en un debate sobre las perspectivas económicas globales para 2012.

Hasta ahora EEUU y el Reino Unido se han mostrado reacios a ampliar los fondos del FMI, a los que la zona del euro ha aportado 150.00 millones más. El ministro de Economía británico, George Osborne, mostró su la disposición a contribuir más al rescate global para la zona del euro a través del FMI pero aseguró que no pondrá a disposición el dinero de los contribuyentes británicos hasta que los países de la moneda única hagan más por solucionar sus problemas.

El ministro británico pidió a los dirigentes de la Eurozona que amplíen el fondo de rescate permanente. El FMI añadió que la zona del euro debe afrontar el crecimiento y la creación de empleo, además de consolidar su situación fiscal y garantizar la liquidez.

El ministro nipón de Economía, Motohisa Furukawa, aseguró la disposición de Japón -que ya ha comprado un 16 % de bonos del fondo de rescate temporal- de apoyar las acciones europeas y advirtió de los efectos negativos que la crisis de endeudamiento soberano tiene en Asia.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zollick, dijo que las medidas que ha adoptado el BCE sirven sólo para ganar tiempo y consideró vital que la zona del euro aplique reformas estructurales. No obstante, EEUU y Japón tienen déficit fiscales y endeudamientos muy superiores, por lo que tendrán que ajustarlos a medio plazo, subrayó Lagarde.

El jefe Ejecutivo de Hong Kong, Donald Tsang, arrancó los aplausos del Foro cuando exigió a los países europeos seguir los pasos de Asia tras la crisis financiera asiática de 1998, en la que se rescató a los bancos para evitar impagos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios