La Ley de Economía Sostenible supera las enmiendas a la totalidad

  • Los votos del PSOE, PNV y Coalición Canaria permiten que el proyecto, que incluye la polémica 'Ley Sinde', continúe su tramitación parlamentaria.

Comentarios 9

El proyecto de Ley de Economía Sostenibleseguirá su correspondiente tramitación parlamentaria para que se puedan introducir cambios en el texto una vez que el Congreso ha rechazado las enmiendas de devolución gracias a los votos mayoritarios del PSOE, PNV y Coalición Canaria.

Las cinco enmiendas a la totalidad presentadas por el PP, CiU, IU-ICV, UPyD y BNG se desestimaron por 176 votos en contra procedentes de socialistas, PNV y CC, 169 a favor del resto de la Cámara y ninguna abstención. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, defendió las reformas estructurales y subrayó que son "más necesarias que nunca" porque ni el consumo ni la inversión pública contribuirán al crecimiento económico a corto plazo. Con estas reformas, mejorará la competitividad y aumentará el potencial de crecimiento, según la responsable de Economía, quien aseguró que también tendrán impacto inmediato en la confianza de los agentes económicos, "como bálsamo para los mercados financieros".

En noviembre de 2009 el Gobierno aprobó el anteproyecto de la futura Ley de Economía Sostenible, con el que pretendía reconducir la economía con reformas en los organismos reguladores, los mercados financieros, la contratación pública y privada, la desgravación por vivienda y la creación de empresas. Con esta ley, el Ejecutivo pretende que las empresas y los agentes económicos orienten su actividad hacia sectores con potencial de crecimiento a largo plazo, generadores de empleo y sostenibles. Uno de los principales objetivos que se marcó esta ley fue establecer principios de buena regulación económica para crear un marco normativo estable con bajo nivel de cargas administrativas.

El coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, se mostró especialmente crítico con la futura ley y, además, subrayó que el día empezaba "mal" porque también se ha conocido el pacto entre PNV y PSOE que supone "la ruptura" de la unidad de caja de la Seguridad Social. Para Montoro el proyecto de ley "no tiene contenidos" capaces de hacer recuperar el crecimiento estable y el empleo y se trata de "una huida hacia delante del Gobierno".

De "infumable" lo tildó el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre quien afirmó que es el proyecto de ley menos homogéneo y más confuso que se ha tramitado en las últimas legislaturas y añadió que no aporta medidas claras para salir de la crisis. El diputado de ICV Joan Herrera justificó su enmienda a la totalidad del proyecto por considerar que es un cajón de sastre para solventar todo lo complejo y añadió que, "como siempre", se atreve con los que menos tienen y no con los poderosos.

Por su parte, el diputado de ERC Joan Ridao, quien no presentó enmienda a la totalidad pero sí la apoyó, calificó la futura ley de "superflua y prescindible", y mostró su disconformidad por que el Gobierno no presente una alternativa fiscal más progresiva y sí un "parche" como es el aumento del IRPF a las rentas altas.

Aunque el PNV votó en contra de la devolución del texto, su portavoz Pedro Azpiazu criticó que la economía española y el Gobierno "no están en las mejores condiciones" para ofrecer la estabilidad y seriedad necesarias y abogó, ante la gravedad de la crisis, por actuar con el máximo consenso en las reformas estructurales.

Por parte del Grupo Mixto, los diputados de UPyD Rosa Díez y del BNG Francisco Jorquera, también criticaron la futura ley porque consideran que no es la idónea para acometer un cambio de modelo productivo, mientras que la portavoz de CC Ana Oramas pidió cambios en el decreto para adaptarse a la nueva realidad, ya que se concibió cuando la situación económica era diferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios