Francia separa a los ex jefes etarras Txeroki y Carrera Sarobe, encarcelados en la misma prisión

  • Los dos últimos dirigentes de ETA habían permanecido juntos en una cárcel de máxima seguridad de París durante los últimos meses.

Comentarios 1

El Ministerio de Justicia francés, departamento que administra las prisiones en el país galo, ha decidido separar a dos de los últimos jefes de ETA, Garikoitz Azpiazu Rubina, Txeroki, y Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, quienes han permanecido juntos los últimos meses en la cárcel parisina de máxima seguridad de La Sante.

Según los datos a los que ha tenido acceso Europa Press, Ata ha sido trasladado a la prisión de Osny junto a otros tres terroristas de la banda, entre ellos Iñaki Domínguez Atxalandabaso, detenido el pasado mes de junio en una estación de tren cuando portaba numeroso material explosivo procedente de Turín. Txeroki en cambio permanece en La Sante junto al que fue su ideólogo en los tiempos en los que ejerció comojefe militar de la banda, Ekaitz Sirvent.  

Detenido el 20 de mayo de 2010 en un piso de Bayona, Carrera Sarobe ingresó en primer lugar en la cárcel de Fresnes. Se trata del segundo centro penitenciario más grande de Francia donde cumplen condena en torno a una veintena de etarras. No obstante, al poco tiempo Ata fue trasladado al penal de nueva construcción de Rennes Vezin.

En esta segunda cárcel Ata pasó de estar rodeado de compañeros etarras a ser el único preso de la banda, situación que le llevó a realizar incluso una huelga de hambre a finales de junio de 2010. Reclamaba ser reagrupado con otros internos de ETA.

Su protesta fue secundada desde la cárcel de Poitiers Vivonne por Maite Aranalde, detenida junto a Carrera Sarobe en Bayona, y Joseba Fernández Aspurz, arrestado tras el asesinato al policía galo Jean Serge Nerin -última víctima mortal de ETA- en marzo de 2010 cuando la banda trataba de robar varios coches a las afueras de París siguiendo órdenes de Ata. Precisamente en ese asesinato estuvo presuntamente implicado también el terrorista detenido este sábado, Jon Etxeberria Oyarbide. 

Precisamente, Poitiers Vivonne fue el siguiente destino de Carrera Sarobe. Además de Aranalde y Aspurz, en ese mismo penal está Saioa Sánchez, imputada por la Justicia francesa por su participación en asesinato de dos guardias civiles en Capbreton. En esta cárcel es donde 'Ata' ha permanecido la mayoría del tiempo en prisión antes de ser llevado a La Sante junto a Txeroki y Sirvent a mediados del pasado año.

Uno de los duros a la sombra de Txeroki

Carrera Sarobe, considerado por las fuerzas de seguridad como uno de los más duros de ETA, ascendió en la banda a la sombra de Txeroki, quien siempre le tuvo como uno de sus más estrechos colaboradores. Tras las detenciones de Azpiazu Rubina y sus sucesores Aitzol Iriondo y Jurden Martitegui, 'Ata' asumió el control de los comandos e intentó sin éxito la última reestructuración de la banda previa a la declaración de alto el fuego a la que le llevaron los sucesivos golpes policiales.

Suya fue la decisión de enviar los 1.500 kilos de explosivos a la base de la banda que fue desarticulada en Óbidos (Portugal). Como sus antecesores, tenía la costumbre de despedir a sus integrantes cuando van a cruzar la frontera y transmitiéndoles las últimas consignas además de entregarles las armas y el dinero. Por ejemplo, fue él quien también envió en agosto de 2009 al etarra Ibai Beobide, detenido en febrero de 2010, para coordinar varias células de la banda en Vizcaya  y Guipúzcoa.

Las huellas de Ata se encontraron en los coches que usaron para huir los autores del doble asesinato de Capbreton y se sospecha que estaba entre los etarras que robaron los coches la noche en la fue asesinado Jean Serge Nerín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios