Los taxistas regresan al trabajo tras una mañana sin servicio

  • Los representantes de los trabajadores acogen "con satisfacción" el compromiso, plasmado por escrito, de la Policía Local.

Comentarios 19

Tras una mañana sin servicio, los taxistas están volviendo al trabajo después de la reunión que sus representantes han mantenido con altos mandos policiales. Durante ella, la Policía se ha comprometido a aumentar la vigilancia contra los taxis pirata y a controlar las zonas turísticas del centro, destinadas a la carga y descarga de viajeros.

Según fuentes cercanas al encuentro, la reunión ha sido "positiva" y en ella la Policía Local se ha comprometido a "rebajar su vigilancia" a los taxistas. "Desde hace unos meses prácticamente es un acoso, ahora se han comprometido a ser un poco más flexibles porque la situación es insostenible", ha asegurado el vocal de Taxi-Unión, Miguel Ángel Carmecho. Por su parte, la Policía Local les ha solicitado a los taxistas que sean más prudentes. Durante la reunión de esta mañana, el paro ha sido casi total en toda la ciudad, donde no ha habido servici en toda la mañana.

Mientras, alrededor de un centenar de taxistas se han concentrado en la explanada del rastro, en la zona de Martiricos, debido al incidente de ayer por la tarde-noche, a raíz de una bronca entre varios taxistas y un agente de la Policía Local en la parada de la estación María Zambrano. El incidente, según varias fuentes consultadas por este periódico, se produjo después de que un policía multara a dos trabajadores que tenían estacionados sus vehículos en la zona de precontratados (el cliente ya tiene pactado el servicio).

Como aseguraron varios representantes de Taxiunión y de Aumat (Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi), uno de ellos sí tenía permiso para aparcar su taxi en esta zona de la parada por lo que increpó al agente. Varios compañeros que se percataron del incidente reprendieron enérgicamente la actitud del policía, que, según varios testigos presenciales, sacó su arma para disuadir a los taxistas. Este extremo fue confirmado por el vocal de Taxiunión, Miguel Ángel Chamero, y por varios testigos que prefirieron manternerse en el anonimato, aunque negado por el director del Área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Florentino Villabona. 

 "Se trata de un incidente aislado motivado por la presión y por la falta de trabajo", aseguró Villabona, que se desplazó en persona hasta la estación de Renfe para intentar calmar los ánimos. Otras fuentes policiales aseguraron a este periódico que el policía recibió un empujón, aunque en ningún momento sacó el arma. Al filo de las 22:15, la mayoría de los taxistas que se encontraban en la estación María Zambrano se dirigieron en caravana hasta el Ayuntamiento de Málaga como señal de protesta, medida que fue secundada por los trabajadores que en esos momentos se encontraban en las paradas del centro. Una sonora pitada acompañó el recorrido de unos 200 taxistas por la Alameda Principal hasta llegar al Consistorio, donde agentes antidisturbios de la Policía Nacional intentaron disolver la manifestación. 

"La situación está bastante tensa y desde hace meses estamos en el punto de mira de la Policía, que no para de multarnos. El incidente de hoy [por ayer] es la gota que ha colmado el vaso. Además, la multa ha sido totalmente injusta porque el compañero tenía derecho a tener estacionado su vehículo en esta zona", aseguraba Chamero. Por su parte, el director del Instituto Municipal del Taxi, Francisco Gavira, aseguró que el incidente "era producto de la tensión y que mañana [por hoy] se analizarán las causas". 

Para el director del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, el problema fundamental, más allá del incidente de ayer por la tarde, es la falta de trabajo y los estragos que la crisis económica está haciendo en el sector: "La situación está muy crispada y por un incidente como éste todo se magnifica, pero el agente no ha llegado a sacar el arma".

Cinco puntos acordados entre la Policía Local y los taxistas:

-La Policía Local inspeccionará las paradas turísticas en horario autorizado para detectar vehículos estacionados indebidamente, así como cuantas veces lo requieran los propios taxistas para evitar las paradas y estacionamientos de vehículos particulares que impidan su trabajo, utilizando en caso necesario el servicio de grúa.

-Se revisarán periódicamente las denuncias de tráfico generadas por el vehículo de video que se consideren dudosas, por un representante del Instituto Municipal del Taxi y otro de la Policía Local.

-En la zona de Vialia-Eroski, dentro de las posibilidades y los recursos humanos con los que cuenta la Policía Local, se compromete a enviar una unidad los días de diario, de lunes a viernes, en la franja solicitada por la representación oficial del sector en la reunión de hoy y en aquellas ocasiones que sean demandadas por los taxistas.

-Se impartirán cursos por parte de la ESPAM de perfeccionamiento, especialización en materia de la legislación de transportes públicos.

-Dentro de un mes, se convocará una nueva reunión de seguimiento entre los representantes oficiales del sector del taxi y la Policía Local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios