Málaga C.F.

La voz de la experiencia

  • Weligton repasa la situación del Málaga y urge a Al-Thani a "rodearse de alguien que entienda el fútbol"

  • Confiesa que rechazó la oferta para volver porque "iba a ser el chivato del vestuario"

Weligton posa ayer antes de participar en la tertulia de la Cadena SER. Weligton posa ayer antes de participar en la tertulia de la Cadena SER.

Weligton posa ayer antes de participar en la tertulia de la Cadena SER. / JAVIER ALBIÑANA

Nunca se ha callado las cosas Weligton. Se le conoce de sobras después de 10 años en el club en los que vivió desde el ascenso hasta la caída y hoy lo ve de vuelta al lugar donde se lo encontró cuando llegó desde el Grasshopper suizo en 2007: en Segunda División. El mariscal hizo un repaso extenso a la situación que se encuentra la entidad a día de hoy en Ser Deportivos Málaga, y en ella dejó varios detalles con un punto en común: "Hay que hacer una reformulación completa de arriba a abajo porque el equipo no debe estar más que una temporada en Segunda".

El brasileño, retirado la pasada campaña, regresó a principios de año a Málaga tras varios meses solucionando asuntos personales en Brasil. Ultima sus estudios de director deportivo y hoy manifiesta estar "un poco aparte de todo, me paso a saludar y lo que pasa internamente no lo conozco", pero sí reconoce haber estado a un paso de entrar de nuevo en el club. Que estaba incluso apalabrado antes de marcharse, de hecho, pero las conversaciones con Al-Thani no llegaron a buen puerto: "El jeque puso en su momento tuit diciendo que yo sería el encargado del vestuario y yo le pregunté qué funciones tendría, porque de lo que me dijo entendía que sería un chivato y yo no estaría en el vestuario para ser un chivato. Después de 10 u 11 años no echaría todo a la basura por una tontería. Cuando le pregunté por la función me dijo que o lo coges o lo rechazas, y yo no estoy en el club porque lo rechacé".

Desde entonces confiesa que no han vuelto a tener comunicación alguna. "No me contestó más porque tras tanto torear me dio por ser sincero y decirle lo que sentía y no le debió gustar, porque no me ha vuelto a contestar. Para mí es algo muy simple, si yo hiciera lo que me pedía tendría un cargo y cobraría, pero yo no soy así. Soy honrado y no me vendería por dos duros", explica el brasileño, que aun así matiza y se muestra en cierto modo comprensivo: "El jeque no tiene maldad ninguna. Su idea es disfrutar del club, su familia también, pero es cierto que después de tantas cosas el tío está un poco receloso, digamos. Él ha confiado en personas que le fallaron y ahora no sé si no quiere a nadie más o si tiene miedo de que vuelva a pasar. Decidió poner a sus hijos y los resultados están ahí". Y es que dice Weli haberlo visto "bastante tocado porque da la sensación de que la gente se ha aprovechado de él, que le han engañado".

Como sea, el de Fernandópolis sí insta al propietario a reaccionar, pese a mostrarse agradecido por la etapa dorada vivida. "El señor Al-Thani hizo un Málaga grande, guste más o menos, pero hizo un Málaga grande y disfrutamos de Europa gracias a él. Pero su manera de gestionar el club no es la más correcta, estamos donde estamos y el paso al futuro sería cambiar su forma de gestionar el club", dice, recomendando como primer punto "contratar un director general para que llevara todo lo que hace falta", aunque señala que "dice que no quiere". Le comentó también "que tendría que venir a dar la cara y dijo que en este momento no podía salir de su país", añade.

Weligton aprieta las tuercas porque dice que esto no ha hecho más que empezar. El juicio con BlueBay está previsto para diciembre y la Asociación de Pequeños Accionistas pone presión con el respaldo de las instituciones públicas. No se mete en ello el brasileño, pero sí que ve fundamental la celeridad: "El Málaga no se puede permitir el lujo de esperar a diciembre a ver qué pasa. Mira este año, fallamos al principio de temporada, en diciembre intentamos arreglarlo y mira dónde terminamos. Todo el mundo cree que ha tocado fondo, pero no es así. Puede bajar a Segunda B, que es peor todavía. Es un momento bastante delicado y todos deberían mirar solamente por el club y dejar sus temas personales aparte. Involucrarse y remar todos en la misma dirección".

Así, vuelve sobre el cacareado director general, que define necesario: "Al-Thani se tiene que parar a pensar y ver que las cosas no están bien, que tiene que dar un cambio drástico. Necesita a una persona que entienda de fútbol o que entienda la situación o vender, pero siempre me dejó claro que su intención no es vender el club".

Más allá de la propiedad, Weligton también repasa lo meramente deportivo. Juanpi o Recio reconocieron que la ausencia de referentes en el vestuario ha sido determinante para acabar en el pozo, y la deficiente actitud de los capitanes en los peores momentos lo demuestra. Perder esa "columna vertebral" ha sido para el ex futbolista una condena: "Teníamos temporadas mejores o peores. Tocaba pelear quizá por el descenso pero no sufríamos... Pero con el paso de los años y con mi retirada, la de Duda, la marcha de Kameni, la venta de Camacho... Son jugadores que te daban estabilidad toda la temporada y ya venían los fichajes, y eso se notó porque de golpe salimos todos y el equipo quedó huérfano".

No ve Weligton adecuado que ahora entren los canteranos, que ahora "pelean por algo bonito" con el filial ya campeón, y tampoco entiende que sea urgente que jueguen los que tienen contrato porque es un asunto algo más complejo: "Desde fuera es sencillo, dices que hay que quitar al futbolista, pero en el día a día quizá el que tiene contrato no te está aportando nada y hay que pararse a pensar un poco. Un cedido lo mismo está aquí, viene a entrenar, está comprometido y luego lo hará mejor o peor, pero está comprometido, y alguien que es del club no tiene el mismo compromiso".

Para el proyecto que viene ve fundamental "un entrenador experimentado, que conozca bastante bien la Liga 1|2|3" y "mínimo cuatro o cinco jugadores que conozcan la categoría y sepan sufrir, porque hasta la última jornada es sufrir. Es una competición equilibrada y complicada y necesitas ese tipo de futbolista". Lo dice Weligton, la voz de la experiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios