EEUU

Palin se recupera de las críticas y sobrevive a Biden

  • La candidata republicana a la vicepresidencia retoma el tono perdido en sus últimas entrevistas y supera un debate marcado por las críticas a Wall Street · Los sondeos dan como ganador al senador por Delaware.

La republicana Sarah Palin superó este viernes el único cara a cara entre candidatos a la vicepresidencia de EEUU frente al veterano demócrata Joseph Biden. El debate, intenso pero cordial, estuvo marcado por las críticas a la actitud de Wall Street ante la crisis y la guerra de Iraq, al igual que al hasta ahora único enfrentamiento protagonizado por los candidatos a la presidencia.

Palin recuperó el tono mostrado en sus primeras apariciones como número dos y demostró mucha más habilidad que en las entrevistas concedidas en las últimas semanas, que han sido calficadas de "decepcionantes" incluso por los comentaristas conservadores. Pese a todo, los sondeos de laCNN y la CBSdan como ganador a Biden, por un 51% a 36% y un 46% a 21%, respectivamente.

Entre el corazón y la experiencia

Durante el debate, el más esperado entre unos candidatos a la vicepresidencia en la historia del país y el segundo entre  entre un hombre y una mujer, Palin usó los elementos que le han funcionado de maravilla en la campaña: su familia, el humor y un estilo de hablar tan coloquial que resulta casi pueblerino.

Antes del encuentro, entre un 50 y un 60% de los estadounidenses creía que la gobernadora de Alaska no estaba capacitada para ser presidenta, si fuera necesario. Palin les respondió durante el cara a cara destacando su experiencia "ejecutiva" como gobernadora y alcaldesa. Dijo que McCain la escogió no solo por eso, sino también por su "conexión con el corazón de Estados Unidos", remarcó que tiene un hijo en Iraq y otro "con necesidades especiales", puesto que padece Síndrome de Down.

Biden, que perdió a su mujer y a una hija en un accidente de tráfico en el que resultaron gravemente heridos sus dos hijos pequeños, le respondió con la misma moneda. "Yo sé lo que es criar un hijo y no saber si va a llegar a mayor", aseguró, tratando de contener las lágrimas.

"¿Puedo llamarte Joe?"

Palin marcó nada más subir al estrado un tono de respeto y amabilidad: "encantada de conocerte -le dijo-. ¿Puedo llamarte Joe?"

Ella lo llamó por su nombre en alguna ocasión durante el cara a cara, pero Biden siempre se refirió a ella como gobernadora.

No atacó a Palin sino que dirigió sus puyas a McCain, a quien vinculó con las políticas "fallidas" del Gobierno de George W. Bush en economía y en política exterior.

En un momento dado, Palin le recriminó con una sonrisa: "No me lo digas de nuevo, Joe, apuntas de nuevo al pasado, a la administración de Bush".

Durante el debate, la gobernadora se ciñó a las posiciones oficiales de su campaña y a declaraciones generales, mientras Biden demostró un conocimiento mayor de los detalles del proceso legislativo y de política exterior.

Pero, ése también fue uno de los puntos flacos del senador de Delaware, que entre tantos números, nombres y datos a veces se perdió en sus respuestas.

Palin evitó algunas respuestas, especialmente al principio del debate, cuando se mostró más nerviosa y apenas miró a su oponente, y en su lugar sacó una y otra vez el tema de la energía, que conoce bien porque fue presidenta de la comisión de petróleo de Alaska.

Zapatero, de nuevo tema de debate

El presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, volvió a ser uno de los temas de debate. Biden afirmó durante una de sus intervenciones que es "increíble" que el candidato republicano a la presidencia, John McCain, declarara recientemente que "no se sentaría" con Zapatero.

"John McCain dijo recientemente, hace un par de semanas, que no se sentaría con el Gobierno de España". España, recordó el candidato demócrata, es "un aliado en la OTAN que en estos momentos tiene tropas en Afganistán junto a nosotros". "Es increíble", añadió.

La "avaricia" de Wall Street

Los candidatos a la vicepresidencia han protagonizado un encuentro marcado por la rivalidad en criticar duramente la "avaricia" de Wall Street en plena crisis financiera.

A lo largo del pulso, Palin y Biden coincidieron en pedir más regulación para atajar el descontrol del mundo de las finanzas en Estados Unidos, tras achacarse mutuamente, durante más de un tercio del tiempo, las causas del desorden.

En los últimos ocho años, ante las peticiones demócratas de control financiero, "la respuesta republicana siempre fue: desregulación, desregulación", acusó Biden.

"Al Joe común que bebe cerveza y a las madres que llevan a sus hijos al hockey les digo que hay que acabar con la corrupción en Wall Street. Hay que decir: nunca más", pidió por su parte la contrincante republicana, compañera de fórmula del candidato oficialista, John McCain.

La crisis es producto de "la peor política económica" en la historia de Estados Unidos, decidida en los últimos ochos años por el gobierno republicano de George W. Bush, dijo Biden.

¿Quién baja más los impuestos?

Mientras Palin lo acusó de querer implementar una política drástica de subida de impuestos, el senador por Delaware contestó que en plena zozobra, son los republicanos quienes quieren reducciones fiscales a los estadounidenses que ganen más de 250.000 dólares al año.

Los demócratas "con una mano te dan lo que te quitan con la otra", replicó la gobernadora de Alaska.

Además de la economía, ambos candidatos demostraron sus ansias de achacarse mutuamente el clima de división política que reina en el país.

"Esta es la elección más importante de sus vidas", advirtió Biden a los televidentes. "El cambio está llegando", aseguró por su lado la ultraconservadora Palin.

Biden, pilar del escenario político estadounidense desde hace unos 40 años y presidente de la poderosa comisión de Relaciones Exteriores del Senado, y Palin, nueva sensación política del país, rivalizaron también en defender a brazo partido a sus respectivos jefes.


"McCain sabe como ganar una guerra"

En el frente bélico, Biden insistió en que con Obama van a "acabar con esta guerra", en referencia a Iraq.

McCain "sabe cómo ganar una guerra, como aprender de los errores", afirmó por su parte Palin.

La gobernadora de Alaska afirmó que Obama quiere sentarse a negociar con el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, y con el norcoreano, Kim Jong-Il, pero su rival demócrata le replicó que no había entendido la idea: Obama "no dijo que se sentaría con Ahmadinejad", aseguró Biden.

"Ahmadineyad, Kim Jong-Il y otros que son peligrosos dictadores son con los que Barack Obama quiere reunirse sin que se establezcan precondiciones", insistió Palin. "Una declaración así es peligrosísima", añadió.

El real peligro para los estadounidenses en los últimos años fue el actual "vicepresidente, Dick Cheney, el peor que ha tenido Estados Unidos", acusó Biden en un duro ataque.

Biden y Palin se esforzaron también en tender la mano a los eventuales votantes del campo adversario y a los indecisos: el demócrata lo hizo mediante declaraciones patrióticas, mientras su ultraconservadora oponente esquivó una pregunta sobre los derechos de las parejas homosexuales.

Terminaron el debate con un apretón de manos e invitando a toda su familia a subir al estrado. Palin parecía aliviada.

Las primeras encuestas dan como ganador a Biden, pero los analistas coinciden en que Palin aguantó bien el debate y, por supuesto, ambos partidos reclamaron la victoria para su candidato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios