Blue Jeans. Novelista

"A lo mejor algún día sí que puedo considerarme a mí mismo escritor"

  • El escritor y fenómeno de la literatura juvenil considera una responsabilidad escribir para jóvenes.

Blue Jeans es el seudónimo del sevillano Francisco de Paula. También conocido como el Moccia español o el fenómeno editorial juvenil que llegó a partir de unos relatos en fotolog, una red social que permite adjuntar un texto a una fotografía. Lleva ocho libros, no se considera escritor y ahora está de gira con su nueva novela: Algo tan sencillo como tuitear te quiero.

-Se habla de este libro como el que más cosas tiene de su autor. ¿Hay un paralelismo entre el escritor y algún personaje de la novela?

-Es algo más general. Son sobre todo las sensaciones y las emociones que tienen muchos personajes cuando llegan a Madrid después de la etapa en el instituto. Esos primeros días de conocer a gente de todo el país y vivir las primeras experiencias en una residencia son lo que más tiene la novela de mí. También el entorno que he creado en la historia. La residencia que narro es parecida a la que yo estuve, está en el libro con historia de ficción, pero sí que tiene que ver bastante con lo que yo viví.

-¿Exige alguna responsabilidad ser un autor referenciado de la literatura juvenil?

-Sí, es una responsabilidad escribir para gente joven que he asumido desde hace tiempo y la verdad es que me gusta. Es señal de que lo que haces interesa a los chicos que leen mis libros y sin duda tengo que buscar temas que a ellos les pueda interesar. No puedo hablar solo de amor y de desamor. Por ejemplo, en este libro se habla del racismo, de las relaciones por Internet o de sexo.

-Al mismo tiempo suele decir que no se considera un escritor, que es algo que le viene grande.

-Sí, es una profesión a la que le tengo mucho respeto. De momento me puedo dedicar a escribir y vivo de mis libros, pero la palabra escritor para mí es muy grande, necesita una experiencia. Hay gente muy consagrada que sí son escritores, pero yo soy aspirante a escritor y aspirante a poder ganarme la vida con esto. Lucho y peleo todos los días para mejorar e intentar seguir aprendiendo.

-¿Ni después de siete novelas uno se puede considerar escritor?

-No, es indudable que soy autor de estas novelas y libros. Pero llevo seis años escribiendo y a lo mejor algún día sí que me puedo considerar a mí mismo escritor. No creo que sea fácil ganarse la vida y vivir de los libros. De momento lo estoy consiguiendo, pero creo que me queda mucho camino por delante.

-¿Qué le pareció la adaptación de su novela al cine, 'El club de los incomprendidos'?

-La gente que se dedicó es gente muy competente. Desde el principio fue un proyecto muy serio, los actores fueron un acierto y los plazos se cumplieron. Me gustó la película, algunos pensaron que quizá tendría que haber sido más parecida al libro. Yo sabía que era una adaptación, no una copia del libro, y creo que la esencia de mi novela Buenos días princesa se mantiene en la película, que era lo que a mí me interesaba.

-El título de su última novela es 'Algo tan sencillo como tuitear te quiero'. ¿Puede ser que la banalización de decir te quiero se hiciera extensible con el mayor uso de las redes sociales?

-No lo sé. No es malo decir te quiero a la gente que quieres. Creo que antes de las redes sociales se decía mucho, me acuerdo de la gente que se lo decía simplemente por ser amigos. Yo soy más de reservarlo para mi gente, para mi familia, para mi chica, incluso me cuesta decirlo. No soy de los que dicen te quiero a todo el mundo. Sí es verdad que en las redes sociales el te quiero aparece mucho y es fácil porque no cuesta tanto como a lo mejor debería. Pero ya te digo, cada persona expresa y dice lo que quiere.

-Antes de que se diera a conocer, ocho editoriales le rechaza. Seguramente en el último año haya recibido unas cuantas llamadas de editoriales...

-Bueno, alguna que otra (risas). Pero creo que las editoriales tienen ahora mismo claro que donde estoy me está cuidando muy bien y que tenemos otra nueva historia. Sí es verdad que alguna editorial se ha interesado.

-Estudió periodismo, ¿se resiste a ser cronista deportivo?

-Más que resistirme es que no tuve la oportunidad en su día de ejercer de periodista deportivo, trabajé muy poco y a la larga ha sido lo mejor. Hoy es un sueño poder vivir de lo que te gusta, tener el cariño del lector y vivir tantas experiencias que no creo que hubiera vivido con otro oficio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios