Un pueblo unido por el dolor

  • El Ayuntamiento de Canillas de Aceituno pide a la Junta de Andalucía que preste ayuda psicológica para los compañeros de instituto de Manuel Martín Hidalgo

Los dos días de luto decretados por el Ayuntamiento de Canillas de Aceituno no han sido suficientes para que los habitantes del municipio se repongan del duro golpe que ha supuesto la muerte del joven Manuel Martín Hidalgo. La ansiada tranquilidad no podrán recuperarla ni siquiera en una semana o un mes. El tiempo en esta localidad de la Axarquía sigue parado en aquel domingo del 31 de marzo en el que desapareció este adolescente, cuyo cuerpo inerte fue hallado el pasado sábado. Sin embargo, la tragedia ha servido para unir al pueblo como nunca antes se había visto.

Ayer, las calles de Canillas de Aceituno estaban vacías. Los comercios amanecieron cerrados y los vecinos guarnecidos todos en sus casas junto a sus familias. Tras el sepelio, celebrado el pasado domingo, al que acudieron más de 3.500 personas, tocaba llorar en la intimidad. "El pueblo está conmocionado. Está desierto. Los vecinos se han encerrado con sus familias a reflexionar", manifestó afectado el alcalde, José Manuel Aranda (PSOE), quien sabe que a pesar de los tristes días vividos, "hay que seguir adelante". "La vida continúa. Desde esta mañana hay que seguir trabajando. De este trágico episodio que nos ha tocado sufrir tenemos que sentirnos orgullosos del momento de unión que hemos vivido, de la solidaridad que ha demostrado el pueblo", mantuvo.

Aranda recordó que no es la primera vez que Canillas pierde a uno de sus vecinos más jóvenes en la Sierra de Tejeda. Hace más de cincuenta años, un chico de 16 años se quitaba la vida en el paraje natural. Asimismo, recuerda casos similares como el de dos hombres y una mujer que se internaron en el campo con el mismo propósito.

Oficialmente todavía no tienen los resultados de la autopsia, pero la hipótesis más certera es que "en la muerte del menor no ha habido implicación de terceros". El subdelegado del gobierno en Málaga, Hilario López Luna, dijo el sábado, cuando se encontró el cadáver del joven en un barranco de cien metros, conocido como Peña Grande, que, con un 99% de probabilidad, el joven "se había caído o se había arrojado".

Entre los más afectados por la tragedia se encuentran los estudiantes del instituto Alta Axarquía, donde estudiaba Manuel Martín. Han pasado muchos días difíciles y se nota en el ambiente que no están todos. Por ello, el alcalde ha pedido al delegado de Educación en Málaga, José Nieto, que la Junta de Andalucía preste ayuda psicológica a los menores. Además, el Ayuntamiento ya estudia convocar un torneo de fútbol comarcal o provincial que tenga el nombre de Manuel Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios