Contrastes y lluvia en el Domingo de Ramos

Domingo de Ramos de grandes contrastes en la provincia. De las lágrimas de Ronda o Antequera a la ilusión de los pueblos de la Costa del Sol. En la capital de la Serranía de Ronda, la lluvia dejó sin procesionar a la Pollinica por la mañana. Las primeras lágrimas se derramaron en la Semana Santa rondeña en el templo de San Antonio de la barriada de la Dehesa. Allí quedaron expuestos los titulares de esta Hermandad para los fieles y el público que quiso acercarse a contemplarlos.

Por la tarde la adversa meteorología volvía a ser protagonista y obligaba al Prendimiento a retrasar casi una hora su salida. Tras muchas dudas, la junta de gobierno anunciaba que habían decidido hacer estación de penitencia entre los aplausos de los hermanos. Una multitud les esperaba a las puertas de la iglesia de San Cristóbal. No duró demasiado la alegría al hacer acto de presencia el agua cuando se alcanzó el centro. Ambos pasos tuvieron que ser cubiertos con plásticos y, ya sin cuerpo de nazarenos, llegó a su templo entre los aplausos de la gente concentrada en las aceras.

Por su parte, los Gitanos también tomó la decisión de retrasar su salida media hora, pero cuando estaba todo preparado para la salida y los calderos con romero comenzaban a arder, la misma agua que hacía regresar al Prendimiento dejaba en su templo al Manué, como les gusta llamar a su cristo. En Antequera únicamente hace estación de penitencia una hermandad durante el Domingo de Ramos. También decidió posponer más de media hora su salida a las calles de la ciudad del Torcal, aunque finalmente su junta de gobierno decidía salir a la calle tras realizar diferentes consultas sobre la previsión meteorológica para la tarde noche antequerana.

De la lluvia de Ronda al esplendor en la Costa. Ni las pocas nubes que ayer coronaban el cielo de Torremolinos empañaron la salida a las 11:00 de la procesión de Jesús a su entrada en Jerusalén, popularmente conocida como La Pollinica. Los grandes protagonistas, como no podía ser de otra forma, fueron los niños, ya que más de 200 acompañaron a este Cristo en su paso por las calles más céntricas de la localidad. La imagen fue portada por 60 hermanos de la Cofradía que lucieron una túnica de color marfil con detalles en azul, a los que se unieron más de cien de nazarenos. Benalmádena también se llenó ayer de fervor religioso. Poco antes del mediodía decenas personas abarrotaban la puerta de la iglesia de la Inmaculada de Arroyo de la Miel a la espera de la salida de la procesión de Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén y María Santísima del Auxilio. Sin embargo hubo que esperar hasta las 12:00 horas que las dos imágenes hicieran su aparición en la calle, arropadas por los aplausos entusiasmados de vecinos y turistas.

La tradición también se vivió con entusiasmo en Fuengirola, donde cientos de personas se dieron cita a las puertas de la iglesia de San José de El Boquetillo para ver de cerca la imagen de Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal de Jerusalén. La gran demanda ha obligado a esta hermandad fuengiroleña a confeccionar para este año unos 50 equipos nuevos de nazarenos, lo que es una prueba más de la enorme devoción que suscita este Cristo. El paso de este trono estuvo acompañado por la música de la Banda Municipal. Ya en Mijas pueblo, también a media mañana, hizo su salida triunfal la procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalén desde la parroquia de la Inmaculada Concepción de La Muralla. La imagen fue portada por las calles más emblemáticas a hombros de los miembros del Club Deportivo Mijas.

En Marbella, la cofradía de La Pollinica inauguró la Semana Santa del municipio. La comitiva estuvo formada por dos tronos. El primero, una talla que data de 1999, rememora el momento en que Jesús entró en Jerusalén. Casi 50 hombres de trono transportaron la imagen, secundada por 250 nazarenos, niños en su mayoría. El segundo trono, una imagen del siglo XVIII de la Virgen María, fue trasladado por 44 hombres de trono y acompañado por 150 nazarenos. En Estepona, la Semana de la Pasión se inauguró a las 7:00 con la Misa del Alba, que organiza la Hermandad Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Salud. Tras la ceremonia se trasladaron ambas imágenes a la sede de la Hermandad.

Con muchas ganas esperaban los veleños la salida de Nuestro Padre Jesús en su Triunfal Entrada en Jerusalén y María Santisima del Rocío. El año pasado cerraron la Semana Santa con un sabor agridulce y ayer la recibían con las calles repletas esperando el paso de La Pollinica. La cofradía de los niños brillaba a las 17:00 deseando de salir a la plaza de la Constitución para iniciar su camino por el centro histórico. Minutos antes, el presidente de la Agrupación del Cofradías, Antonio Ferrer, encendió la primera vela de la candelería del Rocío como símbolo del inicio de la Semana Mayor. No ha sido año de estrenos, tan sólo la luna a los pies de la Virgen, donación de un hermano.

Y tras la marcha de los tinglados, calle Las Tiendas comenzó a llenarse de palmas, mantillas y de nazarenos blancos que acompañaron a las sagradas imágenes. Un año más, fueron las mujeres las horquilleras que portaron a Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén. Con María Santisima del Rocío estaban 120 hermanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios