Argentina

Al menos 50 muertos y más de medio millar de heridos en un accidente de tren

  • El convoy se quedó sin frenos, descarriló y se chocó contra un tope de la vía de una concurrida estación de Buenos Aires.

Comentarios 5

Al menos 50 personas han muerto y 600 han resultado heridas al chocar un tren de cercanías en una concurrida estación de Buenos Aires al parecer por un fallo en sus frenos, aunque las causas están siendo investigadas.

El accidente se ha producido a las 08:30 hora local, cuando un tren con ocho vagones, no frenó y colisionó contra el tope de hierro del final de la vía en la estación Once, una de las más utilizadas de Buenos Aires.

El convoy, que entró en la estación a unos 26 kilómetros por hora,  procedía de la localidad bonaerense de Moreno y en el momento de la colisión transportaba entre 800 y 1.000 pasajeros que, en su mayoría, se dirigían a sus puestos de trabajo en Buenos Aires.

Las autoridades bajaran la posibilidad de un fallo en los frenos como causa del siniestro, aunque esperan la declaración del maquinista, que resultó herido, para aclarar las circunstancias del accidente. La empresa de Transporte de Buenos Aires (TBA), responsable del servicio, ha emitido un  comunicado en el que afirma que el accidente "se produjo por motivos no establecidos y se están realizando tareas de investigación".

Dirigentes del sindicato ferroviario se han apresurado a denunciar que el convoy accidentado es de la empresa Toshiba con entre 40 y 50 años de antigüedad y han insistido en el deterioro del sistema de ferroviario argentino por la falta de inversiones y mantenimiento. Las impactantes imágenes captadas por la cámara de las estación de Once del accidente muestran cómo, tras el choque, el segundo vagón se empotró literalmente en el primero y aprisionó a decenas de personas

"Nos estábamos preparando para bajar porque el tren estaba disminuyendo la velocidad, y sentimos que frenó de golpe y el segundo vagón era como si se plegara sobre el primero. La gente se me venía encima, estaba aprisionado", ha explicado Marcelo, uno de los pasajeros. "Gracias a Dios la puedo contar", ha agregado Marcelo, que viajaba en el primero de los ocho vagones del convoy accidentado. "Venía parada (de pie) y se cayeron todos, todo el mundo estaba desesperado, todos querían salir pero no se podía. Fue como un terremoto", ha relatado otra de las viajeras. Más de un centenar de ambulancias y dos helicópteros participaron en las tareas de evacuación de los heridos que han sido trasladados a distintos hospitales de la ciudad.

Los equipos de rescate han necesitado más de cuatro horas de trabajos y han tenido que cortar los techos de los vagones para evacuar a las víctimas. Al menos 200 heridos continúan graves, según fuentes oficiales, que han informado que la mayoría sufre contusiones, fracturas, problemas respiratorios y cortes. Los hospitales de la ciudad se han declarado en alerta y han suspendido las consultas de cita previa para atender la emergencia.

Pese a los esfuerzos de las autoridades sanitarias y la policía por evitar la confusión, cientos de familiares de los pasajeros emprendieron un doloroso peregrinaje por los distintos hospitales de Buenos Aires para localizar a sus parientes que tras tener noticia del siniestro. "Estoy buscando a mi hermano. Tomó el tren este miércoles para ir a trabajar y no ha llegado a su trabajo. No sabemos dónde está", lloraba la hermana de un pasajero, que ha utilizado las cámaras de televisión locales para tratar de saber su paradero.

"Hay que avisarse, si se pasan todos los hospitales toda las listas, ya está, es una cuestión de sentido común", clamaba uno de los familiares de un herido en las puertas de un hospital poco después del accidente. El gobierno de la ciudad ha habilitado un teléfono de información sobre el paradero de los pasajeros y los medios locales difunden las listas de los heridos ingresados en hospitales para facilitar su localización.

El Arzobispado de Buenos Aires se ha apresurado a expresar sus condolencias a las familias de las víctimas y la presidenta argentina, Cristina Fernández, suspendió su única actividad pública prevista para este miércoles, aunque el Ejecutivo no precisó si la decisión responde al siniestro que ha sacudido el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios