unicaja-guipuzkoa

Tarde de récords (114-88)

  • Tope de triples (20), de anotación de Nedovic (32) y de puntos anotados en casa en la historia (114) en una plácida tarde del Unicaja ante el Gipuzkoa

Milosavjlevic da un pase. Milosavjlevic da un pase.

Milosavjlevic da un pase. / Marilú Báez

El Unicaja tuvo una plácida tarde de domingo en el Carpena. Se divirtió, acribilló a triples al rival, un indefenso Delteco GBC (114-88), y constató que está centrado en no dejar escapar partidos en casa en la Liga Endesa, salvoconducto para acabar arriba al final de la fase regular. En un histórico festival de triples (20, tope del club en toda su existencia), Nedovic batió su récord personal de anotación (32) vestido de verde y se batió el de puntos metidos (114) en casa, a sólo uno de los históricos 115 de 2006 en el Palau Blaugrana. El público se divirtió mucho.

Fue un día pleno de acierto que no se repetirá, pero viene bien un bálsamo así para batallas posteriores. Protagonismo y confianza para todos, para el líder y para los secundarios.

Después de unos primeros compases de cierto despiste del Unicaja, concediendo canastas fáciles en transición que no suele permitir, el equipo se enchufó a base de triples. Alberto Díaz igualó en siete minutos su tope de lanzamientos desde la línea metidos (tres). Se sumaron jugadores a la fiesta. Salin, Díez o Brooks. Marcó la primera renta de 10 puntos (22-12) y desde ahí, cuesta abajo.

La salida de Nedovic animó el espectáculo, con buenas conexiones con McCallum y esa facilidad tan suya para anotar. Okouo ofrecía buenos minutos ante rivales contra los que puede ofrecer un par de rotaciones de buen nivel. Metió cuatro puntos y tuvo presencia en su primer pase por el duelo. Corría el Unicaja, que arrasaba en el rebote y jugaba rápido sin perder demasiadas bolas. Un gran pase a una mano en bote para McCallum propiciaba un gran 'oh' en el Carpena. Se divertía el Unicaja, que se quedaba a un solo puntos de los 60 al descanso (59-41). El Gipuzkoa es un equipo bien trabajado, pero ante el nivel de acierto en el triple (56%, sólo 40% en tiros de dos) del Unicaja tenía complicado competir. Arrasaba en el rebote (24-13) el cuadro local.

Tras el descanso, triples de Salin y Dani Díez para volver a disparar la ventaja a 24 puntos (68-44). El partido ya estaba decantado y se convirtió en un banco de pruebas para Joan Plaza. Juntó a Salin y Nedovic, también a Suárez y Brooks. Se agradecen estas victorias sencillas y con dosis de espectáculo. Aunque esta diferencia contra un equipo que está en zona media no habla muy bien del nivel de la Liga Endesa. Es cierto que se perdió en San Sebastián en la ida. También se responabiliza al Unicaja por ello. No va a tener esta dosis de acierto en el triple con tanta frecuencia. Nedovic salía para poner un poco de orden cuando el GBC intentaba recortar y metía dos triples rápidamente para alcanzar ya los 20 puntos. Al final del tercer cuarto dominaba por 87-63 ya el equipo malagueño, que había igualado el récord de triples en su historia en un partido (17).

El último cuarto se convirtió en un pasar los minutos mientras caían los triples y se acercaban varios records, personales y colectivos. Nedovic se llevaba una tremenda ovación colectiva tras su exhibición. Se quedó corto el récord absoluto de triples en ACB (21) y el de anotación del club (115), a sólo uno. Pero la buena tarde ahí quedó. E Ignacio Rosa metió su primera canasta en juego con el primer equipo. 

Unicaja (30+29+28+27) 114: Díaz 9, Salin 12, Díez 8, Brooks 9 y Augustine 6 -quinteto inicial-. Okouo 5, McCallum 7, Rosa 2, Milosavljevic 8, Nedovic 32, Waczynski 9 y Suárez 7.

Delteco GBC (19+22+22+25) 88: Chery 10, Salvó 16, Swing 5, Fakuade 8 y Norel 7 -quinteto inicial-. Agbelese 9, Van Lacke 0, Pérez 6, Oroz 5, Pardina 9 y Clark 13.

Árbitros: Perea, Castillo y Martínez. Eliminado: Viny Okouo (39').

Incidencias: 22ª jornada de la Liga Endesa. Encuentro disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena. 6.780 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios