unicajaalberto díaz ortiz. jugador del unicaja

"Tengo más responsabilidad, la gente juega más duro contra mí"

  • Alberto Díaz realiza autocrítica colectiva e individual de la mala dinámica del Unicaja

  • "No voy convocado y no pasa nada, seguiré trabajando para el futuro", explica sobre la selección

Alberto Díaz, en un entrenamiento. Alberto Díaz, en un entrenamiento.

Alberto Díaz, en un entrenamiento. / Javier Albiñana

Solo es su tercera temporada en el Unicaja, aunque su palabra suena a capitán. Del que será en no tanto. El paso del verano le dejó en un nuevo escalafón, al que aún se anda acoplando. No le importa a Alberto Díaz (Málaga, 1994) hablar de sus errores, lo que le honra.

-Antes de nada, ¿cómo está el vestuario?

-Fastidiado, queríamos estar en otra situación. Hemos tenido una mala racha, de malos partidos, que se nos han escapado por poco. Ahora más que nunca hay que estar unidos y creyendo que podemos revertir la situación.

-¿Cómo se explica esta racha?

-Defensivamente estamos bien. En ataque, empezamos bien, pero ahora nos está costando un poco más. Creo que hay un poco de frustración. Tiros que antes tirábamos solos ahora no están entrando. Esto es así, son rachas. Tenemos que liberar la mente, jugar con tranquilidad, y seguramente las cosas vayan bien.

-Los porcentajes de tiro chirrían. ¿Cree que es presión o que el equipo no encuentra bien a los tiradores?

-Es un cúmulo de pequeños detalles que se juntan. Cuando estamos solos no estamos metiendo, no estamos encontrando fluidez o esos tiros que nos dan las rachas para afrontar mejor los ataques. Creo que al final esto es deporte y en el momento que nos sintamos cómodos y un partido salgo bien seguirá la racha.

-Llama la atención que en algunos partidos incluso hayan perdido el rebote. ¿A qué lo achaca?

-Tenemos que trabajar mucho más porque nos está costando. Pero es verdad que la frustración del querer y no poder, pero es verdad que es un punto donde todos tenemos que ayudar, no solo los pívots. Es algo que se nos está acumulando por pensar en ataque que no nos salen las cosas y nos está pasando factura atrás.

-Las semanas dobles están siendo un martirio.

-Es duro, es complicado, aunque ya lo sabíamos. Hay que ser realistas, jugamos contra los mejores de Europa. Es complicado y se ha juntado con una mala racha. Tenemos que aprender de los errores e intentar focalizar en ello para afrontar la siguiente maratón de partidos de otra manera.

-Ahora que el calendario da un poco de tregua, ¿se agradece?

-Ayuda para pulir detalles. También para resetear y empezar de nuevo con la mente de cero.

-Cuatro derrotas y aparece el CSKA de Moscú en el horizonte. ¿Se le puede ganar?

-Son favoritos y es muy, muy complicado. Jugamos en el Carpena y queremos cambiar la dinámica.

-En lo personal, nuevo rol. ¿Se está adaptando aún?

-Este año me ha costado un poco más. Hay más responsabilidad, la gente juega más duro contra mí. Creo que he pasado un mes donde no me encontraba bien jugando. Ahora me siento un poco mejor, con confianza, e iré para arriba.

-Analizando a los bases, ¿qué les falta para tener continuidad?

-Como te decía, no me he encontrado cómodo. Las defensas son cada vez más agresivas conmigo y es algo que quiero cambiar. Con Ray McCallum lo dije a principio de temporada. Es muy inteligente, pero viene de un baloncesto totalmente diferente y necesitará un tiempo de adaptación. Es muy fácil decir que lleva dos meses, pero al final lleva toda su vida jugando a un estilo de juego que es totalmente diferente al nuestro y se necesita paciencia. Tiene mucho talento y ya ha demostrado que nos puede ayudar muchísimo.

-Al final no tendrá que decidir entre el Unicaja y España.

-Era un tema delicado por todo el revuelo que se ha generado. Al final las cosas han ido cayendo por su propio peso. No voy convocado, no pasa nada, me siento orgulloso de estar entre los 24. Seguiré trabajando para una futura preselección y sobre todo para centrarme en Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios