Los bancos griegos permanecerán cerrados hasta finales de la semana que viene con o sin acuerdo

  • Las entidades helenas necesitarán someterse a una recapitalización de entre 10.000 y 14.000 millones de euros.

Los bancos griegos permanecerán cerrados hasta finales de la semana próxima aunque haya acuerdo el domingo entre Grecia y sus acreedores.Las entidades bancarias griegas disponen de un colchón de liquidez actual de 750 millones de euros que sin embargo solo durará hasta el próximo lunes por la noche, según fuentes bancarias, que estiman que los griegos sacan entre 80 y 100 millones de euros al día de los cajeros.

Las mismas fuentes han estimado que los bancos necesitarán someterse a una recapitalización de entre 10.000 y 14.000 millones de euros, nuevamente en el caso de que se alcance un acuerdo este fin de semana con los acreedores. 

Por lo demás, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, busca el apoyo del Parlamento al paquete de reformas propuesto, en un esfuerzo por mostrar fiabilidad hacia afuera y cohesión interna. A lo largo de este viernes se fueron sucediendo las reuniones de los grupos parlamentarios o de las directivas de los partidos para analizar el último pliego de propuestas. A falta voto final que se espera de madrugada, el ambiente que predominaba entre los partidos proeuropeos, todos menos comunistas y neonazis, era de apoyo, en la línea del respaldo dado ya el pasado lunes a Tsipras para negociar, aunque sujeto a un resultado que garantice la permanencia en la eurozona.

La reunión que aparentemente se presentó como la más complicada -hubo pocas filtraciones sobre su desarrollo- fue, como cabía esperar, la del propio partido de Tsipras, Syriza, donde desde un principio ha habido una corriente contraria a violar las promesas electorales de acabar con las políticas de austeridad. Tsipras pidió el apoyo "cerrado" de sus filas a las decisiones "importantes" que debe tomar el Gobierno.

En Europa, las expectativas aumentan sobre la posibilidad de que, esta vez sí, el Eurogrupo cierre este sábado con Grecia un acuerdo que asegure la permanencia del país en la eurozona y permita abrir las negociaciones sobre un tercer rescate.

Las instituciones que eran conocidas como la troika estudian el plan que el Gobierno de Alexis Tsipras envió el jueves a sus acreedores y socios, en el que incluye medidas como subidas de impuestos directos e indirectos, aumentos de las cotizaciones sociales, privatizaciones y ajustes en las pensiones. Una "capitulación" ante las instituciones aunque "necesaria", en palabras del propio ministro de Trabajo griego, Panos Skurletis.

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), que también colaboran con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el delicado análisis de la sostenibilidad de la deuda griega, tienen la intención de trasmitir hoy mismo a los países de la zona del euro sus conclusiones sobre el plan griego. A la espera de estas conclusiones, las primeras reacciones ante las nuevas propuestas helenas han sido positivas o al menos más templadas de lo que venían siendo en las últimas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios