2º festejo del abono del ciclo ferial

Histórica suspensión del festejo por falta de toros

  • La Malagueta vivió ayer un escándalo sin precedentes tras rechazarse 14 astados de la ganadería de Ribera de Campocerrado y la empresa negarse a traer más reses de otro hierro para evitar la devolución de entradas

Comentarios 3

El segundo festejo del abono malagueño, la primera corrida de toros tras la novillada del pasado viernes, se suspendió por falta de toros. El bochorno vivido ayer en La Malagueta no tiene precedentes cercanos. Corría el año 1969 cuando en La Maestranza sevillana, durante la dictadura de Franco y siendo gobernador civil de la capital hispalense el malagueño Utrera Molina, se suspendió un festejo en similares circunstancias, entonces se anunciaban toros de Benítez Cubero. Ayer hasta 14 astados de Ribera de Campocerrado fueron rechazados por el equipo gubernativo presidido por Ana María Romero y la empresa se negó a traer más toros de otro hierro para evitar la devolución de entradas. Dice el Reglamento andaluz que si no se anuncian al menos cuatro reses del hierro titular, el respetable puede exigir su dinero. Así las cosas, Manolo Sánchez, César Jiménez y Oliva Soto se quedaron sin torear.

A las 13:10 horas la presidenta del festejo, Ana María Romero, y el representante de los toreros y director de lidia, Manolo Sánchez, firmaron el parte de suspensión. "El parte está firmado pero si la empresa me llama y trae otra corrida, evidentemente voy a desembarcarla", subrayó la presidenta. Entonces una corrida de Martelilla se encontraba en un camión a menos de media hora de Málaga, pero la condición de la empresa era que se tenían que aprobar al menos cuatro toros de Campocerrado. "A veces se puede echar una mano y yo tengo potestad para aprobar la corrida, pero con un informe tan desfavorable de mis veterinarios no podía hacerlo. Los tres rechazaron la corrida. No había toros", argumentó Romero.

Según el acta de suspensión, los toros rechazados de Ribera de Campocerrado "no tienen el prototipo zootécnico para una plaza de Primera, ni sustancia córnea suficiente". Es decir, no tenían trapío para ser lidiados en La Malagueta. Respecto a los pitones de los animales, la presidenta aclaró que no quiere decir que estén manipulados, simplemente que no tenían la presentación requerida para una plaza de Primera.

El baile de corrales empezó el jueves. Entonces se rechazó el encierro al completo. Aunque la empresa trajo el viernes nuevos toros, también fueron rechazados y ayer no presentó nada ninguno más. En total se echaron para atrás hasta 14 astados, aunque el empresario de la plaza, Fernando Puche, aseguró en todos los medios radiofónicos que al menos cuatro estaban para ser lidiados y justificó que también tiene que defender los intereses de la empresa. A la falta de trapío de los animales se unió algo de mala suerte, pues cinco toros que quizá podrían haber sido aprobados llegaron a la plaza heridos del transporte y por tanto también fueron rechazados.

En Málaga se vivió algo parecido en 1990, cuando el presidente José Luis Fernández Torres suspendió una novillada en el mes de septiembre en beneficio de la Asociación de la Prensa por similares circunstancias. Entonces se anunciaban novillos de Felipe Bartolomé. Pero en ningún caso ha ocurrido algo así en plena Feria de Agosto y menos ahora con rango de Primera. El dinero de las entradas se devolverá hasta el martes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios