La falta de recursos en el Hospital Regional provoca nuevas dimisiones

  • Dos subdirectores médicos y el jefe de Urgencias ponen su cargo a disposición de la gerencia

Dos subdirectores médicos, una subdirectora de enfermería y un jefe del servicio de Urgencias. Ese es el saldo de dimisiones provocado por la falta de recursos en los hospitales públicos de la capital. El jefe del servicio de Urgencias del Hospital Regional, Pedro Rodríguez, ha sido el último en poner su cargo a disposición de la gerencia del complejo sanitario aunque, hasta que se disponga de un sustituto, se mantendrá en el mismo. "Quiere una transición pacífica. Si el servicio está mal tampoco va a dar portazo e irse. Mientras espera su relevo continuará haciendo sus funciones como jefe de sección y cubriendo un turno de trabajo por falta de contrataciones", señaló UGT.

Otras fuentes confirmaron esta información y destacaron la valía profesional de Rodríguez. "Era un buen jefe, defendía a sus trabajadores lo mejor que podía pero los medios que le dieron no eran los adecuados", indicaron. Las mismas fuentes señalaron que el predecesor de Rodríguez, Raimundo Seara, también tuvo que cesar en su cometido "por la falta de recursos asignados al servicio de Urgencias". "Es curioso que dos jefes hayan dimitido por la misma razón: no se puede gestionar este servicio sin recursos", zanjaron.

El hospital, por su parte, aún no ha formalizado la dimisión de Rodríguez. "Es cierto que ha mandado el escrito pero no nos ha dado un plazo. Consideramos que es un gran profesional y una persona totalmente válida para el puesto. Tiene todo nuestro respeto y consideración, está muy valorado por la dirección", expresó ayer el gerente de los hospitales Clínico y Regional, Emiliano Nuevo, quien incidió en que los problemas "puntuales" del servicio de Urgencias no deben causar problemas "para determinar el cese de un profesional".

Junto a la de Rodríguez, se avecinan también la sustitución de dos subdirectores médicos del Regional "Hace tiempo presentaron su dimisión", indicaron fuentes sanitarias. "El Regional es muy difícil de gestionar, sobre todo con los condicionantes que hay. Para cualquier persona que tenga sensibilidad debe de ser difícil estar en un puesto de gestión con esta situación del sistema", agregaron las mismas fuentes.

Estos tres casos se sumarían a la dimisión de la subdirectora de enfermería del Hospital Clínico, Concepción Cruzado. A principios de junio, Cruzado comunicó su marcha desencadenada, según denunció UGT, "por la situación insostenible debido a la falta de contratación en verano".

Al margen de las versiones oficiales, los motivos que estarían provocando esta serie de dimisiones no serían resultado de una acción puntual sino de situaciones "que se arrastran desde hace tiempo". Los gestores encaran distintos frentes a cuenta de los recortes en la sanidad pública, muchos de ellos denunciados por los sindicatos: la falta de material; el cierre de camas -para este verano se estima que se clausurará un cuarto de la dotación-; la paralización de la actividad quirúrgica -que se cifra entre un 55% y un 60% para estos meses de vacaciones-; o las escasas contrataciones en época estival -que valoran como "insuficientes"-. "Todo esto merma en los profesionales, se ven desasistidos", indicó UGT. La combinación de estos factores, a ojos de los profesionales sanitarios, estaría provocando situaciones como las demoras en la asistencia, el retraso en las citas, la sobrecarga de trabajo o el colapso de los servicios de Urgencias. "El mayor temor, además de que la asistencia no es la adecuada, es que pueda darse una situación de riesgo como consecuencia de esta dotación de recursos humanos tan exigua", agregó el sindicato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios