El Málaga gana altura

  • El fichaje de Duje Cop y la cercana llegada de Raúl Albentosa aumentan los centímetros de un equipo blanquiazul que la pasada temporada padeció excesivamente a balón parado

Ni cuando el Málaga se enseñoreaba por Europa logró dominar un arte al alcance de pocos equipos: el balón parado. Este tipo de jugadas, tanto a nivel ofensivo pero especialmente defensivo, fue un martirio para el equipo de Javi Gracia durante la pasada campaña. El técnico navarro señaló en varias ocasiones que la falta de centímetros de su plantilla fomentaba esta deficiencia. La carencia de altura se ve suplida en parte por dos de los últimos fichajes: Duje Cop y Raúl Albentosa (el club prevé anunciar hoy su incorporación).

El delantero croata mide 1,87, mientras que el defensa valenciano marca 1,93. Dos torres para un Málaga que el pasado enero perdió un baluarte en este aspecto como es Roque Santa Cruz. Gracia ya avisó de este déficit en varias ocasiones el curso pasado. "La falta de centímetros hay que suplirla con buena actitud", dijo en enero. "Nosotros en cuanto a centímetros no andamos sobrados", comentó un mes después tras caer goleado frente al Levante en el Ciutat de Valencia. "Ellos eran muy altos y superiores a nosotros en centímetros", comentó en abril tras un empate a uno contra la Real Sociedad. En este partido, curiosamente, Recio anotó uno de los pocos goles que el conjunto blanquiazul consiguió de jugada ensayada (Recio, tras córner). El Málaga llegó a pasarse más de una vuelta sin marcar a balón parado.

No obstante, más que en ataque, el verdadero sufrimiento llegaba a la hora de defender estas jugadas. Los centros laterales fueron una suerte prácticamente inabordable por el engranaje defensivo blanquiazul. Claro que hay excepciones, como los encuentros contra el Barcelona. El Málaga empató y ganó al conjunto culé obligándole a utilizar este recurso al negarle espacios por dentro. La acumulación de hombres alrededor de Carlos Kameni hizo posible el éxito.

Otro jugador que incrementa la altura del Málaga es Egor Filipenko. Tras medio año de adaptación al fútbol español y la vida en Málaga durante en el que estuvo prácticamente inédito, el central bielorruso ya es uno más en los planes de Gracia, como se ha comprobado en los amistosos disputados en Alemania. Su 1,94 de altura aumenta las opciones defensivas. Cop, por su parte, demostró que domina el remate de cabeza con su tanto picado al Friburgo.

El resto de incorporaciones, incluso si se cuenta a Nordin Amrabat, no supera el 1,80. El citado Amrabat, Juan Carlos, Charles y Tighadouini bordean esta marca, con 1,79. Espinho es el fichaje más bajo, con 1,74. Paradójicamente, es el mejor lanzador. Contra el Friburgo botó faltas y saques de esquina a buen nivel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios