málaga cf

El otro partido

  • Con el descenso sólo a falta de ratificación matemática, hay movimientos entre bambalinas

  • "Espere mi respuesta pronto para aquellos que no conocen el respeto", dice Al-Thani

De la Torre, con el jeque Al-Thani y su hija Hamyan. De la Torre, con el jeque Al-Thani y su hija Hamyan.

De la Torre, con el jeque Al-Thani y su hija Hamyan. / javier albiñana

Las vías de comunicación con el jeque Al-Thani llevan un tiempo cortocircuitadas. Las señales desde Catar son discontinuas, casi inexistentes. En las últimas fechas ha habido varios acontecimientos que han elevado la presión contra Al-Thani, en sus índices más bajos de popularidad desde que se hiciera cargo del club en el verano de 2010. Evidentemente, lo que más salta a la vista es lo que sucede en el césped. El equipo está con 13 puntos, a 14 de la salvación con nueve jornadas por jugar. El descenso es cuestión de tiempo, tristemente un formulismo.

Además, ha habido alguna tribulación administrativa, el celebrado comienzo de las obras en Arraijanal ha tenido protestas de grupos ecologistas. También los pequeños accionistas se han movilizado para hacer llegar sus quejas. Seguramente aprovechando esa incipiente ola de lamentos y las evidencias en el césped, las últimas declaraciones de el alcalde y el presidente de la Diputación llevan a una situación distinta. Se ha sido crítico con el jeque, con su dejadez y su incapacidad para crear una estructura de club estable, por haber desperdiciado una inversión inicial (recuperada progresivamente) que colocó al equipo en la aristocracia liguera. Es cierto que, resultados en mano, Al-Thani es el mejor presidente de la historia en Málaga. A él pertenece, uniendo con el final de la era Sanz, la racha más larga de permanencia en Primera en la capital costasoleña. Y que su peor puesto, hasta esta temporada, ha sido el undécimo. Pero también que este descenso es de su absoluta responsabilidad. Por querer jugar a director deportivo en verano y por no haber gestionado nada, absolutamente nada, bien.

El jeque, al menos, dio ayer señales de que ha captado el mensaje y el descontento. A su manera y en su mundo. "Espere mi respuesta pronto para aquellos que no conocen el respeto", fue su comentario en Twitter, localizado según la red social en Málaga. Es posible que a través de alguna persona de confianza. Pero al menos se reporta que a sus oídos está llegando algo.

No hay previsión de venida suya a Málaga a corto plazo. La mejor manera de disipar dudas sería estar presente físicamente. En el club hay evidente preocupación. El descenso va a obligar a un recorte de gastos importante. De fondo está el juicio pendiente con BlueyBay. Tanto Bendondo como De la Torre han sugerido que el jeque podría dar un paso al lado. Hay un detalle importante y es que en la causa penal abierta con BlueBay había una medida cautelar por la que el juez prohibió en su momento la venta del club hasta que no haya una sentencia. Y, de momento, no se ha celebrado el juicio por las diferentes dilaciones propiciadas por los abogados de Al-Thani.

Una vez perdido el partido en el campo y por goleada se juega fuera de él otro si cabe más importante porque el futuro del Málaga está en juego. Algunas víctimas se ha cobrado el desastre. La duda es si llegará hasta Al-Thani.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios